De acuerdo con lo informado desde las islas Malvinas, los vuelos regulares que son operados por la compañía LATAM y que unen al archipiélago austral con el continente podrían ser restablecidos a principios de junio.

Actualmente, aunque suspendidas temporalmente por la pandemia del nuevo coronavirus, son dos las posibilidades de conexión aérea con las Malvinas; la que tiene como ruta Santiago-Punta Arenas (Chile)-Mount Pleasant (la base militar británica donde se encuentra el aeropuerto principal de las islas) y la que comprende San Pablo (Brasil)-Mount Pleasant.

Los vuelos regulares a las Malvinas, que opera la compañía LATAM, están suspendidos debido a la pandemia de COVID-19.

En el caso de la primera alternativa, que se concreta semanalmente los días sábado, tiene una escala en Río Gallegos una vez al mes. En tanto, la ruta desde Brasil, que también es semanal y se realiza los miércoles, comprende una escala mensual en Córdoba.

En su momento, el gobierno isleño había anunciado que, tras acordarlo con LATAM, el vuelo San Pablo-Mount Pleasant se suspendía al menos hasta el 14 de mayo. Al respecto, informaron que el panorama de probabilidades de reactivación de los vuelos se chequea cada dos semanas.

De todas formas, aseguraron que al menos el vuelo por Punta Arenas no se realizará durante todo el mes de mayo.

UN SOLO CASO DE COVID-19. Continúa siendo uno solo el caso positivo en las islas. El mismo, otro efectivo de las fuerzas británicas que prestan servicio en la base militar de Mount Pleasant, se encuentra bajo tratamiento y en situación de aislamiento.

El Complejo de Mount Pleasant, sede de las BFSAI (sigla en inglés de Fuerzas Británicas de las Islas del Atlántico Sur). Allí, también funciona el principal aeropuerto de las Malvinas.

Recordamos que en total y sobre 337 muestras que se enviaron a analizar oportunamente a laboratorios del Reino Unido, 12 fueron los positivos (todos militares de Mount Pleasant). 11 de ellos se encuentran recuperados.

Las autoridades esperan contar ya este fin de semana con el equipo de laboratorio necesario para poder realizar el análisis del hisopado en las mismas islas. La tecnología necesaria será provista por el gobierno del Reino Unido y primero se la pondrá a punto en las instalaciones del King Edward VII Memorial Hospital (KEMH) -principal centro de salud de las islas-, antes de que pueda ser utilizada.

Mientras tanto y de acuerdo con la evolución de la pandemia, -fundamentalmente porque no se han dado casos en la comunidad de la capital del archipiélago- el rubro de la construcción ha vuelto esta semana a la actividad. Sin embargo, se la monitorea constantemente respecto de las medidas sanitarias; y en caso de que sea necesario, pueden restablecerse las restricciones.

Stanley, la capital de las islas (Puerto Argentino, para Argentina). Ningún caso del nuevo coronavirus se ha registrado hasta el momento entre la población civil de las Malvinas.

Paralelamente, continúa restringido el tránsito entre Mount Pleasant y la capital isleña (separados por unos 45 kilómetros), así como las disposiciones de salud pública del gobierno local, fundamentalmente relacionadas con el aislamiento social; y las recomendaciones de higiene, tanto personal como de los espacios que se habitan. Esto se aplica también a residentes del camp, o zonas rurales.

A propósito de la actividad rural y en apoyo de los productores de lana ovina, el gobierno de las islas resolvió ofrecer esta semana la compra de la producción no comercializada hasta el momento, a precio de marzo pasado. Se trata de una medida que busca paliar el dificil momento por el que atraviesa el sector, debido al estancamiento de los mercados internacionales de lana, debido a la pandemia de COVID-19.

En las Malvinas, se producen más de 1.500 toneladas de lana ovina al año. Debido a la pandemia de COVID-19, el precio del producto ha bajado un 50 por ciento debido a la falta de demanda de los mercados internacionales en los que se ubica el producto.