Después de evitar las apariciones públicas durante mucho tiempo, el 10 de febrero de este año, cuando aún permanecía en Cuba, Florencia Kirchner decidió incursionar en Instagram.

Primero, compartió una pintura. Luego, se animó a subir una foto con Cristina. De a poco, fue mostrando su costado más íntimo, a través de selfies, pinturas e imágenes familiares.

Actualmente, la hija de la vicepresidenta tiene 203 mil seguidores, que esperan atentamente sus publicaciones. Hace unas horas, subió una foto en blanco y negro, vistiendo un kimono de seda con un paisaje boscoso.

(Instagram/@florenciakf)

La acompañó con un fragmento de "Cumbre borrascosas", el clásico libro de Emily Brontë: "Yo le dije que su paraíso sólo estaría vivo a medias y él dijo que el mío sería un paraíso ebrio. Le contesté que en el suyo me dormiría y él repuso que en el mío no podría respirar".

En el párrafo siguiente, agregó: "Para mí, de las mejores novelas que jamás se hayan escrito, para otrxs, una especie de infierno que les sofoca el cuerpo hasta llegarles al odio".

La joven cineasta de 29 años advirtió que la foto no es actual, con una aclaración enigmática: "No podría sacarme ninguna foto hoy, ando, me muevo como la polilla antes de morir".

El posteo cuenta con más de 23 mil "likes".