El canciller Felipe Solá formalizó la creación de la Dirección de la Mujer y Asuntos de Género en esa cartera y firmó una resolución a partir de la cual se utilizarán de forma oficial los términos "embajadora, ministra, consejera y secretaria, que hasta el momento eran empleados como masculinos para las denominaciones escalafonarias".

Solá destacó este viernes la política "concreta y práctica" sobre género, igualdad y justicia entre hombres y mujeres del gobierno del presidente Alberto Fernández y marcó que la falta de igualdad "estaba naturalizada salvo en militantes o mártires de la cuestión histórica. La transversalidad no es una novedad: es justicia. Y la justicia no puede ser una novedad".

En tanto, la flamante Dirección estará a cargo de la diplomática de carrera Ana Sarrabayrouse.

El canciller saludó a todas las mujeres en su diversidad y reafirmó su "compromiso como canciller de continuar sumando esfuerzos para hacer efectiva la defensa y la promoción de los derechos de las mujeres argentinas".

Asimismo, comunicó la puesta en práctica del Punto Focal de Género (FOGENE), oficina con personal especializado que abordará las temáticas referidas a la violencia, acoso sexual y laboral, y explicó que "el Estado Argentino es parte de los principales Tratados Internacionales de Derechos Humanos de las Mujeres, en particular la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW) y la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Convención Belem do Pará)".

"La cancillería a mi cargo reafirma su compromiso de continuar trabajando junto con el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad para hacer llegar a los distintos foros internacionales los adelantos en materia de igualdad así como las políticas que a nivel interno lleva adelante nuestro país en pos de este objetivo", concluyó.

Además, Solá aprovechó el viernes pasado para formalizar el nombramiento de quien será la primera embajadora ante el Vaticano, María Fernanda Silva, y de quien será la próxima representante ante la misión de Naciones Unidas, embajadora María del Carmen Squeff.