El exfutbolista brasileño Ronaldinho y su hermano Roberto volvieron este jueves a su hotel en Asunción, Paraguay, tras declarar siete horas y media en la Fiscalía por haber ingresado al país con documentación de identidad falsa.

"Ellos decidieron quedarse voluntariamente y someterse a las investigaciones propiciadas por la Fiscalía", dijo en rueda de prensa el abogado de "Dinho", Adolfo Marín.

Este jueves por la tarde, Ronaldo de Assis Moreira, como figura en su documento de identidad, junto con su hermano se subieron a en un auto que los esperaba a la salida del edificio de la Fiscalía y se dirigieron con destino a su hotel. Gozarán de libertad de desplazamiento y está descartado que puedan ser detenidos, comentaron fuentes del Ministerio Público a la AFP.

Ronaldinho al salir de la Fiscalía tras declarar junto a su hermano. (AFP)

Marín relató que el ex Barcelona le dijo al fiscal de la causa, Federico Delfino, que los documentos en cuestión le fueron obsequiados hace poco más de un mes en Brasil.

Asimismo, el abogado aclaró que Ronaldinho llegó a Paraguay con sus documentos brasileños y que no tiene ninguna restricción para usarlos. "Si lo hubiese querido ocultar lo hubiese hecho", precisó.

El letrado dijo que si Ronaldinho hubiera utilizado el documento paraguayo para sacarle algún provecho hubiese cometido delito, pero que ese no es el caso. "A él no le hacía falta utilizar un documento diferente al suyo. No tenia ningún impedimento legal", explicó.

Ronaldinho declaró durante más de siete horas en la fiscalía. (REUTERS)

Por su parte, el fiscal Delfino precisó que la falsedad de los documentos fue detectada a su arribo al aeropuerto de Asunción: "Al corroborarlo en el sistema y al consultar con los agentes de Migraciones, evidentemente presentaron pasaportes paraguayos adulterados".

"A partir de ahí se presentó la denuncia ante la Fiscalía y se llevaron a cabo luego los trabajos de allanamiento donde se encontraron los pasaportes adulterados y unas cédulas de identidad falsas", agregó.

La Justicia brasileña le retiró el pasaporte a Ronaldinho a finales de 2018, cuando le impuso una multa de 2,5 millones de dólares que jamás abonó. El astro viajó a Asunción invitado por una fundación humanitaria dedicada a niños carenciados y, además, tiene previsto lanzar un libro de memorias.