Si bien existe una ley de talles en Argentina, es evidente que no siempre se cumple. La problemática de la falta de talles fue muy visibilizada por mujeres con cuerpos diversos, pero también es algo que afecta a los hombres. Así lo expresó Gastón Cocchiarale, actor que dio vida a Lowenstein en la novela Argentina, tierra de amor y venganza.

Gastón Cocchiarale interpretó a Lowenstein en ATAV.

En diálogo con Teleshow, el director teatral habló sobre el enojo que le generó ir al shopping y no poder comprarse nada que le quedara bien: "Me parece importante aprovechar eso de empezar a ser famosos y dar mi visión. Hay que manifestarlo y es algo que afecta a hombres también. Muchos amigos estaban con bronca porque tenían cinco kilos de más y no podían conseguir una remara, es algo que no está bueno para mí ni para nadie".

Gastón Cocchiarale se quejó de la falta de talles en los shoppings.

Y con humor, agregó: "Pará, soy XXL pero a veces voy a un lugar donde ese talle me queda en el dedo del pie. Me pasa que si quiero conseguir algo de diseño tengo que gastar en algo de afuera. Entonces, o te ponés un mantel, o algo que te hace parecer un matambre".

Gastón Cocchiarale dirige la obra teatral "Esto es tan sólo la mitad de todo aquello que me contaste".

El actor también hizo referencia a la diversidad que hubo en el elenco de ATAV, lo cual, en parte, rompió con las estereotipos tradicionales de la televisión. "Se suele ver a actores flacos, musculosos, con cuerpos acordes al imaginario popular de los maniquíes. Yo creo que ese fue uno de los condimentos de ATAV que atrajo a la gente, que se identifica con la mixtura de personajes, estaba el gordito, el morochote grandote, una piba que no da con el estereotipo. Era un elenco mixto en el sentido de la belleza y de los cuerpos, porque el público pide gente real", afirmó.