En la madrugada del 19 de febrero, el cielo de la ciudad de México se iluminó casi por completo por una extraña bola de luz que a los pocos segundos desapareció. Según informaron las autoridades del país, se trató de un meteorito que se pudo observar desde los estados de Puebla, Jalisco y Queretaro, entre otros.

La Coordinación Nacional de Protección Civil en México público en Twitter que se trató de un "meteorito que seguramente se destruyó en el aire” y que “es poco probable que haya impactado en el territorio".

Por su parte, el Instituto de Investigaciones Geológicas y Atmosféricas de México dijo que dicho material entró a la atmósfera a las 20.18 horas del centro de México.

No obstante, según explicaron, la explosión que se observó a través de los videos que revelaron este momento, es el "producto de la fricción con la atmósfera terrestre que provoca en muchas ocasiones la desintegración del meteorito".