El presidente Mauricio Macri ratificó la postura de su gobierno sobre el conflicto en Bolivia, y este martes repudió los actos de violencia en el vecino país. Sin hablar de un golpe de Estado contra Evo Morales, el mandatario pidió que se celebren "elecciones justas y libres".

Fue durante la apertura de la jornada del Cuerpo de Abogados del Estado en la Casa Rosada, donde expresó: "Quiero dejar claro que repudiamos la violencia de cualquier tipo y bajo cualquier circunstancia. Creemos en el diálogo como único mecanismo de salida de cualquier crisis que pueda tener una nación".

"Entendemos que las elecciones son la mejor manera de transparentar la voluntad del pueblo boliviano", agregó. "Vamos a trabajar siempre por una región en paz, con instituciones fuertes e independientes que renuncien a la violencia y consolidan la unidad de los pueblos", señaló también.