Con el surgimiento de un caso de sarampión, las entidades de salud más importantes del país resaltaron la importancia de emitir el alerta y tomar precauciones que van desde la vacunación gratuita hasta la detección temprana.

La Sociedad Argentina de Infectología (SADI), la Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología (SAVE) y la Fundación Huésped confirmaron que en la Argentina "está cursando un brote de sarampión".

Si bien hasta el momento solo se sabe de un enfermo, se remarcó que "en el contexto de la eliminación de la afección, un solo caso ya es un brote". Por tal motivo, dieron a conocer una serie de medidas preventivas.

Las instituciones detallaron que "la re-emergencia a nivel mundial (los casos han crecido un 300% en este año) y la situación epidemiológica en Brasil (especialmente en San Pablo), donde se confirmaron más de 4500 casos y cuatrp muertos, elevan el riesgo en la Argentina".

Asimismo, destacaron que el sarampión proviene de un virus que no tiene un tratamiento específico y puede causar grandes complicaciones, ocasionando, en casos extremos, la muerte en menores de cinco años como así también en pacientes vulnerables.

El sarampión proviene de un virus que no tiene un tratamiento específico y puede causar grandes complicaciones.

¿Qué se puede hacer?

1. Vacunarse de manera gratuita. La vacuna está disponible en el calendario nacional y debe aplicarse a los 12 meses como así también previo al ingreso escolar. Por ende, los niños de entre 12 meses y cuatro años deben tener una dosis de triple viral y quienes tienen entre cinco y 54 años dos dosis.

La re-emergencia a nivel mundial y la situación epidemiológica en Brasil elevan el riesgo en la Argentina.

2. Controlar la "dosis 0". Según se indicó, "el personal de salud debe controlar especialmente su status de vacunación". De manera excepcional, con el objetivo de protegerlos en forma directa, exclusivamente en CABA y Región V de la Provincia de Buenos Aires se indica una "dosis 0" de vacuna triple viral a los bebés de entre 6 y 11 meses.

3. Hacer una detección temprana. La población general debe tener las vacunas al día, por lo que se debe consultar de inmediato ante posibles síntomas.

4. Accionar rápidamente. Los especialistas de la salud tienen que asegurarse el esquema de vacunación completo para sarampión y sospechar sarampión ante una enfermedad febril exantemática, así como también implementar de manera inmediata medidas y acciones de control.