Por Reverso.


El 27 de julio último, mientras presentaba su libro Sinceramente en Mendoza, Cristina Fernández de Kirchner aseguró: “Hoy, con la comida estamos igual que Venezuela”.

Luego de la afirmación de la precandidata a vicepresidente del Frente de Todos, en Twitter comenzó a circular una publicación de Andrei Serbi Pont, director de la Coordinadora Regional de Investigaciones Económicas y Sociales (CRIES), un centro de investigación nicaragüense, donde compara la cantidad de litros de leche que se pueden comprar con un salario mínimo en Venezuela y en la Argentina. La publicación tuvo más de 2 mil retuits y más de 3 mil “Me gusta”.

Bajo el hashtag “#SraCristinaLeCuentoQue”, Serbi Pont dijo en su Twitter: “En Venezuela un salario mínimo compra 4 litros de leche. En Argentina un salario mínimo compra 297 litros de leche. ¡No banalice ni minimice la emergencia humanitaria venezolana @CFKArgentina!”. Según pudo confirmar Reverso, esta información es verdadera.

El salario mínimo en Venezuela

A partir del 26 de abril último, en Venezuela entró en vigencia el Decreto N° 3.829 por el cual el salario mínimo pasó de 18 mil bolívares a 40 mil bolívares.

Al mismo tiempo, por ley todos los trabajadores del sector público y privado cobran un bono de alimentación conocido como “cestaticket”. En abril último, el valor del cestaticket también aumentó y se ajustó en 25 mil bolívares. Es decir, que el ingreso mínimo mensual en Venezuela, conformado por el salario mínimo y el bono de alimentación (salario mínimo integral), es de 65 mil bolívares.

En relación a lo que sucede con el precio del litro de leche, Reverso consultó a Efecto Cocuyo, un medio venezolano que -entre otras cosas-, se dedica a verificar afirmaciones que circulan en el debate público.

Desde allí enviaron imágenes tomadas hoy de tres precios de leches (ver acá, acá y acá). Así, al calcular el promedio en base a estos precios de dos supermercados de Caracas, surge que Venezuela el litro de leche se vende a 12.480 bolívares. Es decir, en ese país un trabajador que percibe el ingreso mínimo (65 mil bolívares) puede comprar aproximadamente 5 litros de leche, número similar al que indica la publicación de Andrei Serbi Pont (4 litros de leche).

¿Qué sucede en la Argentina?

En Argentina, a partir del 1º de marzo de 2019, el salario mínimo es de $12.500 para todos los trabajadores que cumplen la jornada legal completa de trabajo, es decir, 8 horas diarias.

Para saber cuál es el precio del litro de leche en Argentina, Reverso tomó los precios promedios al consumidor en Gran Buenos Aires según el INDEC en junio de 2019. Según esta fuente, el litro de leche se vende a 44,77 pesos. Por lo tanto, un trabajador que percibe el salario mínimo puede comprar aproximadamente 279 litros de leche por mes. En este caso, el número varía -aunque no significativamente- con respecto al que aparece en la publicación de Andrei Serbi Pont (297 litros de leche).

Fernández de Kirchner, presentó el sábado último su libro Sinceramente, en Mendoza, y dijo: “Hoy con la comida estamos igual que Venezuela, la verdad sea dicha”, y citó como fuente a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés).

Sin embargo, el último informe de la institución, de 2019, muestra que el porcentaje de personas subalimentadas (porcentaje de la población que no alcanza a cubrir sus necesidades energéticas diarias) es muy diferente en uno y otro país. En Venezuela se estima que es el 21,2% de la población, mientras que en la Argentina es del 4,6%. Estos son datos estimados por la FAO para el período 2016-2018.

En el caso de Venezuela, que sufre una crisis económica y política que ha derivado en el desabastecimiento de alimentos, se duplicó la cantidad de personas en esa situación, ya que eran el 10,5 en el período 2004-2006, mientras que en la Argentina en ese mismo lapso se redujo muy levemente, de 4,7% a 4,6%.

Autora: Delfina Corti. Edición 1: Matías Di Santi. Edición 2: Laura Zommer. Edición 3: Cecilia Becaría. Esta nota es parte de Reverso, el proyecto periodístico colaborativo que une a más de 100 medios y empresas de tecnología para intensificar la lucha contra la desinformación durante la campaña.





Comentarios