La nueva película de dibujos animados incluye a un personaje con implante coclear.


El viernes 21 de junio se estrenó la última película de los famosos muñecos que cobran vida: Toy Story 4. Woody, Buzz Lightyear y compañía se dan cita en la cuarta entrega del filme producido por Pixar, que se convirtió en la película más taquillera en la Argentina y en otros países del mundo.

Hace unos días, algunos tildaron a la película de “racista y antifeminista”. Ahora, es aclamada por un detalle que pasó desapercibido para muchos. Cuando la pequeña Bonnie acude a su primer día de guardería, hay un compañero que lleva un implante coclear de color verde. Es una escena que dura apenas unos segundos, pero visibiliza la diversidad y la tolerancia.

Mark Whitley, CEO de Easterseals Southern California, una empresa que asiste a personas con discapacidad y sus familias, escribió una nota en Variety donde analiza cómo este personaje sin gran peso en la trama puede ser de gran inspiración para los niños. La idea le surgió cuando una pequeña que estaba viendo la película gritó: “¡Soy yo!”, al ver que, como ella, el niño llevaba un implante en la ficción.

La nueva película de dibujos animados incluye a un personaje con implante coclear.

El emotivo texto sostiene: “Por primera vez en su vida, la nena se vio a sí misma representada en pantalla a través de un niño que tenía un brillante implante verde. Para los casi 100.000 americanos con implantes cocleares, o sus familiares, es una gran victoria”.

¿Qué es el implante coclear? Se trata de un dispositivo médico electrónico que sustituye la función del oído interno afectado. Al contrario de las prótesis auditivas, que amplifican el sonido, realiza el trabajo de las partes dañadas (cóclea) para proporcionar señales sonoras al cerebro.

Cada vez son más las películas que dan cabida a personas con discapacidad en su reparto, incluso en mucha de ellas, los personajes con discapacidad son los protagonistas.






Comentarios