"Entiendo a los periodistas, es su trabajo, pero no es bueno", aseguró el ministro de Justicia de la Nación, aunque afirmó que su contenido es "impresionante".


El ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano, repudió la difusión de una escucha telefónica realizada al detenido Lázaro Báez, en donde el empresario admitiría ser el testaferro del expresidente Néstor Kirchner.

Es malo que escuchas en el marco de causas judiciales se ventilen en medios de comunicación”, dijo Garavano este lunes en declaraciones a radio La Patriada.

“Entiendo a los periodistas, es su trabajo, pero no es bueno”, agregó el funcionario en referencia a la difusión del audio que hizo el domingo el programa “Periodismo Para Todos”.

En la escucha, Báez, desde la cárcel, le dice a una mujer no identificada: “Todo lo que tuve es de una sola persona que está arriba en el Cielo y me lo dio para que lo administre y no lo supe administrar quizás en la forma adecuada que él quiso que lo administrara”.

Sin embargo, Garavano calificó de “impresionante” el contenido de la escucha: “Es bastante impresionante poder verificar o tener un testimonio de primera mano que confirme esta posibilidad, de que todo un armado empresarial haya sido una construcción de naipes a partir del testaferro de una persona. Eso es lo que tendrá que investigar y determinar la Justicia”.

La conversación fue grabada por orden del juez federal de Lomas de Zamora, Federico Villena, quien dispuso intervenir el teléfono público del penal de Ezeiza —donde está preso Báez—, en el marco de una causa en la que se sigue a otro detenido, Mario Segovia, conocido como “el rey de la efedrina”.

La defensa de Báez afirma que esa escucha es “ilegal” y que debió ser destruida por no ser objeto de la investigación para la cual se hizo.

Por la Corresponsalía de Buenos Aires.






Comentarios