Michelle Salas, la hija de Luis Miguel, cautivó a sus seguidores con una bikini roja disfrutando de las playas de Italia.

//Mirá también: Michelle Salas, la hija de Luis Miguel, conquistó con un top tejido con volados: “Veranito, no te acabes”

“Mediterráneo”, escribió la modelo acompañando con emojis su foto subiendo a una embarcación tras bañarse en el célebre mar europeo. En pocas horas, el posteo superó los 48 mil me gusta y parte de sus casi dos millones de seguidores le dejaron comentarios.

Quiero ser tú”, “Bella”, “Hermosa”, “Diosa y auténtica”, fueron algunos de los halagos que recibió de sus fanáticos. Por supuesto que no faltaron los clásicos emojis de fuegos, corazones, aplausos, bombas y caritas enamoradas para quienes quedaron sin palabras para adular su trabajada figura.

//(Instagram/@michellesalasb)

La modelo disfruta de las playas de Portofino, en el noroeste italiano, a 20 kilómetros de Génova. En este momento, las temperaturas allí rozan los 30 grados, a 10 días de que se termine el verano europeo.

//(Instagram/@michellesalasb)
Michelle Salas(Foto: Instagram/michellesalasb)
Michelle Salas(Foto: Instagram/michellesalasb)
Michelle Salas(Foto: Instagram/michellesalasb)

//Mirá también: Rocío Guirao Díaz anunció que se abrirá un perfil de OnlyFans y cautivó a sus seguidores

Su crítica a la serie de Luis Miguel

La serie de Luis Miguel, protagonizada por Diego Boneta, ha cosechado muchísimas críticas de algunos de los protagonistas que se ven representados en ella. Su hija Michelle Salas no fue la excepción: “Yo no permití en ningún momento el uso de mi imagen, mi nombre y mi vida personal”.

La modelo escribió un texto en sus historias de Instagram explicando por qué no estaba de acuerdo con lo que mostraba el audiovisual de Netflix. “Se trata de mi vida personal, mi familia, mi infancia y mi intimidad. La cual se ha visto expuesta y no necesariamente de la mejor manera”, explicó.

Además, señaló que le parece “innecesaria, irrespetuosa y desafortunada la manera en que la producción decide tratar a una mujer” para terminar “sexualizándola explícitamente a los 19 años de edad y violentando su intimidad”.