Si pensamos en las influencers con mayor cantidad de fans en el mundo entero, sin dudas Mia Khalifa entra en la lista. En los últimos años la libanesa ha tratado de quitarse la etiqueta de “actriz pornográfica”, que le quedó debido a su breve paso por el cine para adultos, y se lanzó de lleno a las redes sociales.

//Mirá también: Mia Khalifa cautivó a sus seguidores en una impactante bikini con una abertura

Con más de 27 millones de seguidores en su cuenta de Instagram, la joven de 29 años mantiene a todos expectantes ante sus publicaciones, que muchas veces son sobre sus sesiones de fotos para marcas de indumentaria, en otras ocasiones retrata momentos de ocio y también comparte fotos en osadas poses.

Mia Khalifa, al exactriz de cine para adultos, triunfa en Instagram.(/@miakhalifa) | Instagram

Khalifa lanzó recientemente su propia cápsula de bikinis y se muestra muy orgullosa de ellas. Por eso, su Instagram se llenó de fotos de ella posando con los distintos diseños.

//Mirá también: Mia Khalifa lanzó su propia colección de bikinis con originales diseños y lució todas con orgullo

Sin embargo, ahora realizó un posteo que sus fans no están muy acostumbrados a ver. Mia se mostró desde el gimnasio, un lugar que admite que no le gusta en absoluto, aunque concurre de vez en cuando para mantener su figura.

A pesar de que hacer ejercicio está lejos de ser una de sus actividades favoritas, en este caso decidió filmarse desde una camilla donde realiza movimientos en una clase de pilates. Su publicación sorprendió a sus fans también por la increíble elasticidad que demostró tener la estadounidense-libanesa.

Radicada en California, Estados Unidos, Mia se divorció recientemente y tuvo una breve ausencia en las redes sociales mientras se acostumbraba a la nueva etapa de su vida. Por lo que deja entrever, se la ve embarcada en nuevos proyectos, tanto su emprendimiento de bikinis como su incursión en la música: protagonizó un video de junto a Bella Poarch y otro de Jhay Cortez y Skrillex, “En mi cuarto”.

Mia Khalifa en una sesión de fotos al borde de la censura.Instagram