Adele puso en pausa su carrera musical hace algunos años y volvió en 2020 como presentadora de “Saturday Night Live”, el programa de la televisión estadounidense, pero sin noticias de su reaparición por la música.

Lo que más había sorprendido a sus seguidores es que no había publicaciones de la cantante en Instagram desde hacía unos meses y ahora se llevaron la gran sorpresa.

//Mirá también: El impactante look de la cantante Adele que deleitó a todos

Adele reapareció en redes sociales, justo para festejar su cumpleaños número 33 y emocionó a todos con la publicación de tres producciones fotográficas muy artísticas.

Entre los miles de saludos que recibió de sus seguidores, muchos preguntaban también por la llegada de su nuevo disco que tomaría el relevo de “25”.

Con 15 premios Grammy en su haber, Adele se llamó a silencio durante mucho tiempo y ahora se la pudo ver con un look renovado. En la primera foto se presentó con una fotografía en blanco y negro en plano corto, con un tatuaje en el brazo, una amplia sonrisa y su larga cabellera suelta.

Adele festeja su cumpleañosinstagram | Instagram

//Mirá también: Isa Binetti: una cantante con el alma en la garganta

En una segunda fotografía, la intérprete de “Someone Like You” aparece dentro del mar en una isla paradisíaca, donde viajó para festejar su cumpleaños, con un atuendo multicolor y un gesto de libertad y alegría. Y en la tercera postal la artista británica, que se sometió a una estricta dieta y bajó más de 40 kilos, se muestra en un giro con un vestido estampado amplio.

Adele disfruta del marinstagram | Instagram

Adele tuvo muchos cambios en los últimos años: decidió alejarse de los escenarios y dedicarse a su meta personal de bajar de peso para llevar un estilo de vida más saludable. En el marco de su renovada imagen, también se mudó de casa y puso a la venta su mansión de West Sussex por 8.9 millones de dólares.

Adele feliz con su figurainstagram | Instagram

La mansión misteriosa

La propiedad tiene 13 habitaciones y nueve baños y Adele la compró con la ilusión de que viviría allí durante muchos años. Pero en poco tiempo la alquiló al presentador de televisión Anderson Cooper por los “extraños ecos y voces” que se escuchaban en los cuartos y en la pileta de natación.

Incluso, según información del diario “The Sun” la cantante sintió tanto miedo que contrató un guardaespaldas para que la acompañara durante los tiempos que pasaba sola en la inmensa propiedad.