Un equipo de científicos estadounidenses descubrió restos momificados y huesos de varias colonias de pingüinos Adelia, en cercanías a la península del Mar de Ross, que estuvieron ocultas bajo el hielo del continente blanco durante miles de años.

Según el profesor en Biología y Biología Marina de la Universidad de Carolina del Norte encargado de la investigación, Steven Emsliel, "el deshielo dejó al descubierto este gran cementerio de aves momificadas, vimos al menos media docena de cuerpos enteros o desarticulados, y cientos de huesos y plumas en la superficie, que se encuentran en perfecto estado de conservación".

Colonia de pingüinos Adelia encontrados en la Antártida. Fotos: equipos de científicos Universidad Carolina del Norte (EEUU).

El estudio fue publicado recientemente en la revista especializada Geology y detalla que la posible explicación a este suceso se debe "a que el calentamiento global aumentó la temperatura anual en el Mar de Ross de 34 grados Fahrenheit a 36,6 (1,1 a 2,2 grados celsius) desde la década de 1980, y las imágenes satelitales de la última década muestran que la superficie del cabo surge gradualmente de abajo de la nieve".

Colonia de pingüinos Adelia en la actualidad.

Además los estudios a los restos de huesos, plumas y excremento encontrados indicaron que el hallazgo se correspondía con tres ocupaciones de colonias de pingüinos en el pasado. La más antigua, de hace más de 5000 años, y la última, de hace unos 800 años, al comienzo de la que los geólogos llaman la 'Pequeña Edad de Hielo', era en que la Antártida acumuló gran cantidad de capas de hielo debido a intensas nevadas.