En el marco de la puesta en marcha del operativo “Lapacho”, el gobernador Osvaldo Jaldo, hizo referencia al caso de Guillermo Sahad, el cadete que fue asesinado luego de sufrir un asalto donde le robaron la motocicleta con la que estaba trabajando e hirieron con un arma de fuego.

El mandatario lamentó el hecho y envió sus “condolencias y acompañamiento a la familia del cadete Guillermo Sahad que perdió la vida trabajando para llevarse dignamente el pan a su casa. Fue cruelmente asesinado por alguien que ya tenía muchos antecedentes. Pero, lamentablemente, hagamos lo que hagamos, la vida de Guillermo nadie la va a devolver. Pero si queremos acompañar a la familia y comprometernos siempre a profundizar las medidas de seguridad interior de la provincia, sobre todo las preventivas, para que estos hechos no sucedan”.

Luego agregó que, “este asesino tenía un prontuario de más de ocho causas por asaltos a mano armada, de drogas y había matado a una persona. No se entiende cómo una persona con estos antecedentes puede estar suelto y volvió a matar. Y cuando lo fueron a capturar le tiró tres tiros a la Policía”.

“Los tucumanos no tienen que tener dudas de que estamos poniendo todo lo que hay que poner para cuidar la vida de quienes viven en Tucumán. Hoy también con este Operativo Lapacho vamos a poner un granito de arena para los que viven en otras provincias con la lucha contra el narcotráfico”, sostuvo.

“Nunca se le dio tanta ocupación a la seguridad en Tucumán. De enero a la fecha capturamos más de 3500 personas que pusimos a disposición de la justicia”, cerró Jaldo.