Un nuevo round de la fuerte interna política en el oficialismo tucumano tuvo lugar este miércoles en un cruce de declaraciones entre el gobernador de la provincia, Juan Manzur y el vicegobernador Osvaldo Jaldo.

Durante la tarde de ayer habían aparecido en la provincia una serie de pintadas con la leyenda Pichetto-Jaldo, las cuales fueron desestimadas por el presidente de la Legislatura y salió con los tapones de punta contra el gobernador.

“La verdad es que el manzurismo entró en un proceso de locura total. El locro del 1 de mayo les cayó pesado. Desde anoche andan ensuciando las paredes con pintadas de Pichetto-Jaldo. No puede haber cosa más falsa que esa”, aseveró Jaldo.

Por su parte, el gobernador manifestó que, “ayer estuve con tres ministros nacionales, yo no ando pintando las paredes. Tengo mucho trabajo”. Además agregó que, “no sé qué hará (Jaldo). Pero yo sigo para adelante trabajando en la gestión todos los días”.

”Nunca me escucharon hablar de peleas. Yo no estoy acá para contestar a nadie. Estoy para trabajar en la gestión, en dar respuestas a los tucumanos y poder seguir adelante en un contexto difícil de pandemia. Esa es mi tarea”, sostuvo el gobernador.

Y cerró diciendo que, “si usan términos descalificantes o impropios hacia mí, no es un tema mío”.