Este jueves, el gobernador, Osvaldo Jaldo, encabezó el acto de toma de posesión del nuevo comandante de la Región IV de Gendarmería, Javier Francisco Reniero. Se realizó en la sede del Escuadrón 55 de Tucumán, ubicada en Las Talitas.

Estuvieron presentes el presidente y vicepresidente de la Legislatura, Sergio Mansilla y Regino Amado; el subdirector de Gendarmería nacional, Comandante General Javier Alberto Lapalma; los ministros Eugenio Agüero Gamboa (Seguridad), Carolina Vargas Aignasse (Gobierno y Justicia); los legisladores Marta Najar y Jorge Yapura Astorga; la intendenta de Aguilares, Elia Fernández; el subjefe de Policía, José Gómez, a cargo de la jefatura; autoridades de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) y la Policía Federal.

“Asumir este rol es un desafío. Estoy contento y agradecido por la designación que fue realizada por el director nacional de Gendarmería y por el Ministerio de Seguridad. Implica una gran responsabilidad, que trataré asumir con la plenitud que corresponde, con dignidad, con justicia administrativa y sin desconocer la función que tiene la Gendarmería, de llevar la tranquilidad a la población en general, brindando seguridad”, dijo Reniero.

Luego agregó que, “la labor de la Gendarmería no es poca cosa, dado el vasto territorio que tiene el Comando de la Región IV, las complejidades en la zona de frontera, en el interior y en la trazabilidad de las rutas nacionales, que hacen que tengamos una presencia viva”.

“La Gendarmería nacional trabaja en conjunto con la Provincia de Tucumán en todos los aspectos y continuaremos de esa manera, porque esa es la orientación desde el Ministerio de Seguridad de coadyuvar en los esfuerzos en materia de seguridad”, cerró.