Los bares y restaurantes habilitados en la Capital podrán trabajar hasta las dos de la madrugada. La medida rige a partir de este viernes.

Fue dispuesto por el intendente Germán Alfaro, a través de un decreto que también autoriza a los locales gastronómicos a trabajar a un 70% de su capacidad, y que deja en manos de los empresarios la modalidad de trabajo en horario cortado o corrido.

El instrumento firmado por el jefe municipal aclara que la flexibilización fue dispuesta teniendo en cuenta que “se advierte un leve descenso en los casos confirmados (de Covid-19) y el plan de vacunación que lleva adelante nuestro país”.

Además, el decreto señala que, teniendo en cuenta la crisis económica generada por la pandemia “resulta necesario adoptar medidas conducentes a contribuir con los sectores más afectados e implementar medidas que permitan recuperar la capacidad de trabajo del sector gastronómico”.

Por último, se aclara que “la vigencia de la presente medida estará sujeta a revisión conforme la marcha de la curva de los índices de contagios de Covid-19 y la situación sanitaria”.