No fue la tarde soñada para definir al campeón de la Liga Tucumana de Fútbol. Las fallas en la organización, el comportamiento de las hinchadas y la poca previsión para un partido planificado con dos hinchadas fue muy poca para hacerle justicia a los dos mejores equipos del certamen.

El campeonato fue para Unión del Norte, sin duda, en lo deportivo el justo campeón. Terminó invicto en el certamen con dos empates y el resto solo victorias. Sin embargo el lamentable contexto empañó su tarde de gloria.

La violencia empañó la final de la liga entre Unión del Norte y Bella Vista.

El partido tuvo momentos distintos. El primer tiempo bastante limitado, con dos equipos que se estaban estudiando y sin arriesgar demasiado. El campo de juego en pésimas condiciones no ayudaba a poder desplegar el mejor juego ni para Bella Vista ni para Unión, por lo que se fueron al descanso en cero.

En el complemento, comenzaron las emociones y junto a ellas los desmanes y la vergüenza que empañó la gran final. La apertura del marcador llegó para Bella Vista a través de la intervención de Mauro Gómez Albarracín. Luego de ello, el partido estuvo parado algunos minutos por incidentes en la tribuna del equipo de Burruyacú.

La violencia empañó la final de la liga entre Unión del Norte y Bella Vista.
La violencia empañó la final de la liga entre Unión del Norte y Bella Vista.
La violencia empañó la final de la liga entre Unión del Norte y Bella Vista.

En la reanudación, el Gaucho tuvo un par de opciones de gol para aumentar la cuenta, sin embargo, el Cuervo alcanzó la igualdad por el goleador Mauro Verón. Nuevamente esto generó problemas en las gradas y los proyectiles comenzaron a ser arrojados desde ambos bandos. El partido estuvo parado y las condiciones no estaban dadas para continuar, sin embargo, el árbitro decidió seguir con el juego unos minutos más, decretó el final de los 90 reglamentarios y la definición se extendió a los penales.

Desde los 12 pasos Unión del Norte ganó la serie por 4 a 2 y se consagró. En ese momento, todos los jugadores debieron correr hacia el vestuario para resguardar su integridad física ya que la hinchada de Bella Vista ya se encontraba dentro del campo de juego.

Un desenlace lamentable y vergonzoso para una final y para un equipo como Unión del Norte, al cual las circunstancias en las que alcanzó el máximo trofeo del fútbol tucumano no le hicieron justicia.