La Escuela Patricias Argentinas fue el escenario elegido para realizar un simulacro de acto de colación, en el que un número reducido de docentes, estudiantes y sus familias se hicieron presentes a los efectos de conocer la implementación del protocolo de bioseguridad con el que deberán contar los edificios escolares para las celebraciones.

Los referentes del programa montaron una carpa en la que se realizó el control de la temperatura a cada asistente y la desinfección de manos con alcohol en gel. Asimismo, se promovieron las buenas prácticas para evitar la propagación de la Covid-19, haciendo hincapié en el correcto uso del barbijo, la importancia de mantener distancia social, y el lavado de manos.

Además, previo a la jornada de simulacro, se realizó la desinfección de las instalaciones escolares y se entregó un kit de bioseguridad provisto por el Ministerio de Educación que incluyó carteles de señalización para circular dentro de la escuela, como así también, afiches educativos en materia de prevención de la enfermedad. En el interior de la institución se dispusieron sillas para las y los egresados que respetaron la distancia de 1,5 metros que incluye el protocolo aprobado por el Comité Operativo de Emergencias de la provincia; y la familia educativa pudo disfrutar de un emotivo acto de aproximadamente 25 minutos de duración.

Participó del encuentro el ministro de Educación, Juan Pablo Lichtmajer; acompañado por la secretaria de Gestión Educativa, Isabel Amate Pérez; y el secretario de Bienestar Educativo, Marcelo Romero; para supervisar el desarrollo de la ceremonia junto a referentes del Ministerio de Salud Pública del Programa Salud + Escuela = Mejor futuro, del que se trabaja de manera articulada con el Ministerio de Educación. En el lugar, fueron recibidos por la directora de la institución, Natividad Edith Romero.

“Es importante destacar que hay un mensaje de que cumpliendo las normas, con los insumos que provee el ministerio, siendo respetuosos se lo puede hacer bien. Hoy hemos tenido una presencia muy importante de alumnos y alumnas, de papás, mamás, cuerpo docente, directoras, supervisoras, siempre voluntario, pero vamos viendo que a medida que se conocen más detalles se va sumando más gente a lo que creemos que es un deber moral de reconocer a quienes terminan la primaria, secundaria o estudios superiores”, dijo el ministro.