Finalmente la justicia de Tucumán pudo comprobar que el autor del brutal crimen de Abigail Riquel fue Antonio “Culón” Guaymás, quien era el principal sospechoso y a quien a los pocos días de permanecer prófugo fue atrapado y asesinado a golpes por un grupo de vecinos.

Los estudios genéticos realizados confirmó que fue él el responsable, ya que en el cuerpo de la pequeña se encontraron restos de su ADN. De esta manera, el expediente penal quedó prácticamente en condiciones de ser archivado, ya que la pesquisa no dio lugar a indicios de que otras personas hubieran participado del asesinato de Abigail.

El crimen de la nena de apenas 9 años conmovió a la sociedad tucumana y generó un estallido social debido a la brutalidad del hecho y a la falta de accionar de las autoridades policiales en tiempo y forma.

Las pericias genéticas confirmaron que el autor del femicidio fue Guaymás y por ese motivo los investigadores a cargo del fiscal Ignacio López Bustos, de la Unidad Fiscal en Homicidios I, podrán requerir el archivo de las actuaciones ya que no se encontraron indicios de que otras personas hubieran participado del ataque.

Guaymás no llegó a ser imputado por el hecho ya que si bien la Justicia había ordenado su captura y detención, fue atrapado antes de que intervinieran las fuerzas de seguridad por un grupo de personas que lo sorprendieron caminando en la zona del barrio 240 Viviendas y lo golpearon hasta provocarle la muerte.

El día del asesinato, Abigail salió de su casa después de desayunar para ir a jugar con una amiga, pero nunca llegó. Según la hipótesis de los investigadores, Guaymás abusó de la niña e intentó asfixiarla, aunque finamente la habría matado de un golpe en la cabeza y enterró parcialmente su cuerpo en el descampado antes de huir del lugar.