Una vecina encontró la motocicleta en su domicilio estacionada junto a una pared y un teléfono celular tirado sobre el césped, por lo que realizó la denuncia.


Un hecho insólito tuvo lugar en la ciudad de Yerba Buena. Una vecina denunció había encontrado en el patio de su domicilio una motocicleta negra estacionada junto a una pared y un teléfono celular tirado sobre el césped. El vehículo se trataba de una Gilera negra y de un celular LG. Por este motivo, una patrulla se dirigió a la propiedad de la denunciante, y corroboró el testimonio.

En ese sentido, los efectivos pidieron informes a la División de Verificación de Dominio de la fuerza, quienes aportaron los datos personales del titular de la motocicleta y constataron que no contaba con pedido de secuestro ni con impedimento legal para circular.

Luego, se contactaron con la Unidad Fiscal de Delitos Genéricos, desde donde ordenaron que se tratar de ubicar al dueño del vehículo, y en caso de que esto no fuera posible, el rodado quedase en calidad de depósito en la comisaría. Hasta ese momento, no habían recibido ninguna notificación de robo.

Afortunadamente, ocurrió lo inesperado. El dueño de la moto, junto a un amigo, había consumido “abundante alcohol y se equivocó de casa”, de esta forma, dejó el vehículo en la propiedad de esa vecina. Asimismo, cuando pasó por la comisaría para hacer la denuncia, “no recordaba los datos de la motocicleta”.




Comentarios