El IPLA realizó un operativo donde clausuraron cinco locales comerciales, ninguno respetando el distanciamiento social, y otros sin contar con la habilitación correspondiente.


La situación sanitaria por la que atraviesa el mundo por la pandemia del Covid-19, y y en particular Tucumán, con un notable aumento de casos positivos, llevó al Gobierno a tomar medidas que en algunas ocasiones no se respetan: fiestas clandestinas, reuniones con importante cantidad de personas y eventos similares que concentran más personas de lo permitido sin respetar el distanciamiento social.

Por tal motivo, se organizaron diferentes operativos durante este fin de semana largo con distintos organismos que controlan y regulan las medidas dispuestas. En este caso, actuaron el Instituto Provincial de Lucha contra el Alcoholismo (IPLA), junto a personal del Ministerio de Seguridad, la policía, el Ministerio Público fiscal (MPF) y la Dirección de Control Ambiental y Bromatología (DICAB) de la municipalidad de San Miguel de Tucumán.

Los trabajos se ejecutaron en la zona de Yerba Buena, Marti Coll y Capital, donde se procedió a la clausura y desalojo de cinco locales comerciales. Algunos no contaban con habilitación del IPLA, otros por incumplimiento de las disposiciones sanitarias y otros por el consumo de bebidas alcohólicas. En todos los casos, ninguno respetó el distanciamiento social con exceso de personas presentes.

Por su parte, el interventor del IPLA, Samuel Semrik, sostuvo: “Haremos controles conjuntos, se trata de todo un trabajo en equipo. Tenemos que entender que esta cuarentena está generando algunas dificultades en cuanto a lo que hace al incumplimiento del decreto presidencial”.

En ese sentido, el operativo dejó como resultado la clausura y desalojo en varios locales comerciales: el primero de ellos se llevó a cabo en un reconocido local en Yerba Buena, ubicado en Avenida Aconquija 1500, donde se constató que se realizaba un evento con música a alto volumen, con aglomeración, alcanzando alrededor de 200 personas.

En tanto, otro operativo ocurrió en la Capital, en calle Mendoza 868, el cual no contaba con habilitación deI IPLA; otro en un bar en calle 24 de Septiembre y San Luis, que incumplía con las disposiciones sanitarias y otro local ubicado en calle Miguel Lillo y San Lorenzo.

“Este es un trabajo conjunto que se continúa realizando, toda nuestra área de competencia es controlar lo que son las habilitaciones municipales, las explotaciones de los rubros, que los que se exploten sean declarados en las habilitaciones”, sostuvo por su parte el titular del DICAB, Franco Pinedo.

Finalmente, el coordinador de acciones preventivas del COE, Elio Cuozzo, agregó: “Es muy importante que la gente sea responsable, que sepa que estamos en plena pandemia, hay que cuidarse más y concientizar que lo venimos haciendo y si esto empeora vamos a tener que clausurar, la idea es cuidar a los tucumanos”.




Comentarios