Falleció el 10 de Julio de 1969, descubrió el mineral Aguas de Dionisios en Catamarca y donó todos su derechos económicos a la Universidad Nacional de Tucumán.


El 10 de Julio de 1969, falleció Abel Antonio Peirano, científico docente e investigador, que adquirió su fama al donar a la Universidad Nacional de Tucumán todos los beneficios económicos que le correspondían por el descubrimiento del mineral Agua de Dionisios, en Catamarca.

Esta es la cronología de su vida.

5 de junio de 1896 nació en Buenos Aires en calle Bartolomé Mitre 3622. Hijo de Santiago Manuel y María Celina Trabucco 1904. Octubre se radica su familia en San Miguel de Tucumán.

Estudios: Secundarios: Colegio Nacional de Tucumán Egresó en 1914. Algunas biografías señalan a Miguel Lillo, como uno de sus profesores.

1915. Se traslada a Buenos Aires y en 1919 obtuvo el título de Farmacéutico, con Diploma de Honor. Regresa a San Miguel de Tucumán e instaló una farmacia y elaboraba remedios mezclando diversas proporciones de sustancias vegetales y minerales.

1929. Se radica en Santa María, Catamarca. Crea un laboratorio para análisis de minerales. Además realiza viajes de estudios a Salta, Jujuy y Catamarca. Analizó geológicamente a esas provincias.

1930. Miguel Lillo le ofrece el estudio rocas, minerales y fósiles en el Museo de Historia Natural. Ese mismo año se vincula con la Universidad Nacional de Tucumán y el 7 de febrero de 1931, es designado Encargado de la Sección Botánica.

1936. Comienza sus viajes a la zona de Agua de Dionisio. Inspeccionó afloramiento de cobre y de arsénico en Catamarca 1938. Universidad Nacional de Tucumán creó el Instituto de Investigaciones Regionales y Peirano es designado Director del Instituto de Mineralogía y Geología. La UNT publica sus “Cuadernos de Mineralogía y Geología”.

1941. Concluyó sus estudios sobre posible existencia de oro y plata en la zona.

1948. Junto al rector de la UNT, doctor Horacio Descole generan el entusiasmo de la explotación de las minas.




Comentarios