El Colectivo LGBTIQ+, finalmente cuenta con la primera trabajadora tresarroyense que se incorpora a la Municipalidad de Tres Arroyos en lo que será el futuro proyecto de Casa de Medio Camino.

Se trata de Juana Soledad Villarreal quien se mostró emocionada no solamente por su logro personal sino también por la lucha que viene manteniendo el Colectivo LGBTIQ+ tresarroyense para la aprobación en la localidad de la ley de Cupo Laboral.

“Tengo todas las emociones juntas, no sé si hablar llorar, reírme me cambia para siempre la vida, me gusta trabajar y era lo que estábamos esperando todo el Colectivo. Seguimos trabajando por más cupos” - expresó Juana.

En diciembre pasado representantes de la Comunidad Travesti, Trans y No Binario de Tres Arroyos, se presentaron en la Municipalidad para solicitar la efectiva y pronta implementación de la Ley 14.783 de Cupo Laboral.

La ley 14.783 al Cupo Laboral sancionada en el año 2015 dictamina que el Sector Público de la Provincia de Buenos Aires debe ocupar, en una proporción no inferior al 1% de la totalidad de su personal, a personas travestis, transexuales y transgénero con el fin de promover la igualdad real de oportunidades en el empleo público y fue adoptada por el Honorable Concejo Deliberante de Tres Arroyos bajo la Ordenanza Municipal Nº7344/20 firmada por unanimidad por todos los bloques enjulio de 2020.

Leer también///La Municipalidad de Tres Arroyos abrió el “Registro Sacayán”

No es fácil el camino para la inserción social del colectivo LGBTIQ+, la discriminación los prejuicios y la falta de oportunidades son moneda corriente para la mayoría. Muchas caen en la prostitución como única alternativa laboral que les permita el sustento y algunas pocas tienen la “suerte” de poder desempeñarse en otro tipo de actividades muchas veces desde la informalidad , esa “suerte” hoy es un derecho adquirido para Juana.

En declaraciones a Vía Tres Arroyos Juana expresó:

“Para nosotras es una batalla ganada, yo tuve la suerte de trabajar en un Parque de Diversiones y de recorrer la Argentina. Trabajando allí conocí 14 provincias y 4 países limítrofes, trabajé 11 años, pero estaba en negro, no tenía ningún tipo de cobertura, si nos pasaba algo, era el patrón quien se hacía cargo y después nos lo descontaba” - indicó.

Dirección de Mujeres Género y Diversidad

El apoyo de la familia fue un factor fundamental en la vida de Juana.

“Yo era un chico gay. A los 16 años definí mi condición de Trans. Tengo la mejor familia del mundo. Desde que se los dije, soy la hija, la hermana, la tía, siempre tuvieron la cabeza muy abierta”.

La familia es un pilar fundamental porque aún hoy, parte de la sociedad, no logra ver ni acepta estos derechos adquiridos por el Colectivo LGBTIQ+ y la discriminación, el prejuicio, la intolerancia y en muchos casos la agresión, suelen circular como un virus.

“La verdad es que no hago caso a esas cosas, Si nos dejamos llevar por los perjuicios de la gente no seremos felices nunca. Uno tiene que preocuparse por ser uno mismo, progresar y dejar que los demás hablen. No le podés caer bien a todo el mundo” - expresó Juana al respecto.

La flamante trabajadora Municipal hoy divide su tiempo entre su nueva posición laboral y el estudio.

“Estoy terminando el secundario, estoy en el último año, hice parte de ella en la Escuela Técnica pero abandoné y ahora la estoy terminando. Hoy mi tiempo se divide entre el estudio y mi nuevo trabajo por suerte me recibieron muy bien, es excelente la relación con mis compañeros de tareas”

“Este sueldo me ayuda muchísimo para terminar mi casita, voy a poder comprar los materiales que necesito porque la mano de obra me la regalan mis hermanos” - finalizó.