El mismo tiene como fin repudiar el accionar de la Secretaría de Ambiente y del Municipio al ingresar al sector de Aguas Blancas sin autorización.


La Comunidad Indígena Rafaela Ishton del pueblo Selk’nam, repudia enérgicamente el avasallamiento de la Secretaría de Ambiente de la Provincia que en un acto de evidente desconocimiento de las leyes indígenas y con una celeridad pocas veces vista, ingresó a nuestro territorio comunitario para constatar la construcción de un cerco en el ingreso a Aguas Blancas, sin pedir autorización ni comunicarse con las autoridades de esta comunidad.

Laguna Aguas Blancas

Es necesario recordar a la población, pero sobre todo a la Secretaría de Ambiente y a la Municipalidad de Tolhuin, que el sector de Aguas Blancas y todo el bosque que lo circunda hasta casi llegar al mar, pertenecen al territorio comunitario selk’nam, y tiene las características de propiedad comunitaria indígena de derecho real y exclusivo a la Comunidad Rafaela Ishton porque tenemos títulos de propiedad sobre ellas, otorgado tras la sanción de las leyes provinciales 405 y 592.

Comunicado (web)

El hecho de que no estén alambradas como las tierras de los grandes terratenientes, no significa que pertenezcan a la provincia o a la Municipalidad o que sean de acceso público. Cualquier atropello sobre nuestro territorio, representa el mismo delito que si se ingresa sin permiso a la Estancia José Menéndez y quien ingrese a él, sólo puede hacerlo con nuestro consentimiento.

El martes por la tarde, la Secretaría de Ambiente ingresó al territorio para constatar un cerco y al no encontrar delito alguno, levantaron un acta y se fueron. Los miembros de la comunidad involucrados en la controversia por la instalación de un camping, ya habían iniciado las gestiones para pedir una mediación.

Sería de nuestro agrado que el Gobierno actuara con la misma celeridad cuando los estancieros impiden el paso a los cursos de agua por la instalación de cotos de pesca o emprendimientos turísticos o cuando los emprendimientos inmobiliarios arrasan con el bosque para poder vender más terrenos.




Comentarios