Efectivos policiales desarticularon una fiesta clandestina en Tandil luego de no respetar las restricciones por la pandemia del coronavirus. Advirtieron que en el lugar había más de 100 personas, por lo que infraccionaron al dueño de la propiedad.

Según fuentes policiales, el hecho se produjo sobre calle Ugalde al 2100, tras no cumplir con los artículos 4.2 inciso A y B de la ordenanza municipal 17079/21. Si bien no lograron identificar a todos los que estaban presentes, se le aplicó una multa al dueño del lugar.

Por otra parte, precisaron que la fiesta clandestina fue el pasado sábado 5 de junio, aproximadamente a las 2:40 de la madrugada, cuando el personal de Inspección General advirtió la aglomeración de personas a pesar de las restricciones que rigen en la ciudad hasta este domingo 6 de junio.

La causa quedó a cargo del Juzgado Federal, que avaló el procedimiento a través del artículo 60 del Código Procesal Penal.