“Jamás pensamos en un pueblo tan chico estar frente a un femicidio”, afirmó Verónica Devia este martes. Por la madrugada, la presidenta comunal de Cayastá respondió al llamado que advertía sobre el asesinato de una mujer de 35 años. Su expareja también falleció y presumen que se ahorcó después de matarla.

El caso se registró alrededor de la una de la mañana en la localidad ubicada unos 80 kilómetros al nordeste de la capital provincial. La víctima y el hombre de 42 años se habían separado hace tiempo pero vivían a dos cuadras de distancia. La funcionaria local lamentó la situación y acotó: “Estábamos esperando un botón antipánico. Nunca llegó, no nos podían dar”. Ambos cadáveres fueron hallados en diferentes domicilios.

En un reportaje con LT9, la dirigente socialista recordó que el presunto agresor y su ex tenían una hija de 13 años. La madre de la adolescente ya lo había denunciado en marzo de 2018 por violencia de género. Según los datos que pudo recabar de la Secretaría de la Mujer local, el acusado estuvo detenido por incumplir una prohibición de acercamiento y el Ministerio Público de la Acusación (MPA) ordenó su liberación el 19 de noviembre pasado.

“Nosotros lo entrevistamos. Dijo que se sentía provocado porque porque pasaba por su casa. Él la celaba”, apuntó Devia sobre los antecedentes. Al mismo tiempo, opinó que “la Justicia llega tarde”.

Luego del procedimiento a cargo de los bomberos y la Agencia de Investigación Criminal (AIC), la causa quedó en manos de la fiscal Cristina Ferraro.