En simultáneo con el inicio de clases presenciales para finalizar el ciclo lectivo del año pasado, este miércoles se confirmó el alta hospitalaria de Adriana Cantero. La ministra de Educación de Santa Fe había sido internada el último domingo por problemas de salud vinculados con el contagio de coronavirus.

La funcionaria evolucionó favorablemente después de pasar tres noches en un sanatorio privado de Rosario. Si bien pudo retirarse del nosocomio, deberá seguir en aislamiento y con tratamiento ambulatorio, de modo que aún no se reincorporará a las actividades presenciales como parte de la gestión pública.

El secretario de Educación de la provincia, Víctor Debloc, confirmó el alta de la titular de la cartera durante la reapertura de las escuelas en la ciudad de Santa Fe y el resto del distrito. Además del seguimiento del protocolo para prevenir la propagación de COVID-19, el Ejecutivo tiene pendiente en agenda la reunión paritaria con gremios docentes.

Cantero quedó al margen de la mesa de negociación con los sindicatos el último 3 de febrero, cuando dio positivo por coronavirus. Tanto ella como otros funcionarios se vieron afectados por la nueva enfermedad e incluso tuvo que mantener cuarentena preventiva el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, quien estuvo en la capital la jornada anterior.