La mujer filmaba y fotografiaba a la nena de diez años mientras abusaba de ella y luego distribuía esas imágenes por WhatsApp.


La Cámara Federal de Casación confirmó una condena a 14 años de prisión por abuso sexual agravado y “sometimiento gravemente ultrajante”, contra la madre de una nena que filmaba y fotografiaba a su hija mientras abusaba de ella y luego distribuía esas imágenes.

El máximo tribunal penal federal del país ratificó el veredicto del Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Santa Fe, que enmarcó lo ocurrido en el delito de trata de personas y condenó a la mujer, Gisela Schimpf, a 14 años de prisión y a su marido, Daniel Ronchino, a 10 años como”partícipe principal” del delito de “corrupción agravada” de menores, según el fallo al que tuvo acceso Télam.

En el juicio se consideró probado que la mujer abusó de su hija de 10 años y que los hechos ocurrieron en la casa que todos compartían en Santa Fe “aprovechándose Schimpf de la ascendencia natural del vínculo maternal que las unía, corrompiendo su normal desarrollo físico, psíquico y sexual”, advirtieron los camaristas al confirmar la sentencia.

Los fiscales Ezequiel Hernández y Alejandra Del Río Ayalán durante el juicio

Además, remarcaron que ” quedó probado que dichos abusos se plasmaron en filmaciones y fotografías que posteriormente fueron distribuidas a diferentes personas por los padres de la víctima, desde sus respectivos celulares mediante la aplicación Whatsapp, hechos que se produjeron al menos desde el 2 de agosto de 2016 hasta el 30 de mayo de 2017″.

Los jueces de Casación Eduardo Riggi, Juan Carlos Gemignani y Liliana Catucci validaron además la forma en que se denunció el hecho, mediante un anónimo que llegó junto a un teléfono celular con imágenes a una comisaría local. En ese celular se extrajeron conversaciones entre la madre de la niña y un hombre al que se le ofrecía tener sexo con la menor a cambio de dinero y se le enviaban imágenes.

Al allanarse la casa donde el matrimonio vivía con sus cuatro hijos, se encontraron más teléfonos celulares, chips de telefonía, películas pornográficas, entre otros elementos. La menor declaró en Cámara Gesell y contó los abusos que sufría por parte de su madre.




Comentarios