El comisario general retirado le escribió a sus colegas de la fuerzas provinciales antes de presentar la dimisión.


Después de los cortocircuitos con el Ejecutivo en la última semana, Víctor Sarnaglia anticipó que este lunes renunciará como jefe de la policía de Santa Fe. Lo hizo a través de un mensaje de despedida enviado a otras autoridades y aclaró que da un paso al costado “por orden del señor gobernador” Omar Perotti.

La visita al Centro de Justicia Penal de Rosario fue el último capítulo de la ruptura con el Ministerio de Seguridad provincial que conduce Marcelo Sain. Aunque sólo fue citado como testigo en la causa por corrupción, extorsión y juego clandestino por la que hay dos fiscales con prisión preventiva, el comisario general retirado no pudo conservar el cargo que el propio titular de la Casa Gris le había ofrecido tras la victoria en las elecciones del año pasado.

Sarnaglia anunció que decidió dimitir a las 10 de la mañana y escribió una suerte de carta para decirle adiós a sus subordinados con “orgullo” luego de “duros meses” al frente de la fuerza.

“Lamento no haber podido hacer más por ustedes. Dios sabe que lo intenté y huelgan las explicaciones porque ustedes en la calle y las rutas, bajo el sol y la helada requieren soluciones y no explicaciones“, manifestó el jefe saliente.

A continuación puede leerse el texto dirigido a sus colegas de la policía santafesina.

He tenido el honor de comandarlos todos estos duros meses a los que, además de las vicisitudes propias de la labor policial, se agregó la pandemia que el mundo sufre hoy.

Desde Gato Colorado a Rufino, en la mayor de las soledades y fríos los he visto cumplir con su deber y más, cubriendo funciones que no les eran propias, pero sí necesarias.

Con orgullo he visto varones y mujeres cumplir con su deber arriesgando la vida, esta vez no solo ante la violencia, sino ante un virus mortal. Mañana 31 de agosto de 2020 a las 10 por orden del señor gobernador presentaré mi formal renuncia a este honroso cargo de jefe de policía de la provincia invencible de Santa Fe.

Fue un honor liderarlos, más que nadie sé de su esfuerzo y entrega. Tuvimos menos partes de enfermo que nunca y gente del grupo de riesgo que quería regresar a trabajar, eso habla a las claras de quienes son los miembros de esta policía.

Por supuesto, algunos ensucian el uniforme, pero estoy convencido que son los menos. Los insto a seguir en esta dura lucha, sé de sus carencias, las vi y las viví, conozco cada rincón de esta provincia. Mi abrazo fraterno a la gente de todos los puntos de la provincia, desde el solitario Guanagán, Cigüeña, a los heroicos Bomberos Zapadores a quienes se les agregó una terrible sequía que lucharon a brazo partido sin adicionales ni equipo desde todos los puntos, a los que con “azotadores” enfrentaron kilómetros de incendios en Intiyaco.

Lamento no haber podido hacer más por ustedes. Dios sabe que lo intenté y huelgan las explicaciones porque ustedes en la calle y las rutas, bajo el sol y la helada requieren soluciones y no explicaciones. No los dejo solos, Dios y la Virgen Santísima los acompañen. En este hombre, este vecino común de clase pobre, tienen un camarada que continuará militando desde donde sea para que nuestra provincia, nuestras familias y vecinos vivan más seguros y ustedes, mis camaradas, hermanos de la vida, tengan una vida mejor.

Dios bendiga a la policía de la provincia de Santa Fe.

Hasta siempre,

Víctor José Sarnaglia, comisario general retirado.




Comentarios