Quieren determinar si alguna de las últimas atividades habilitadas impactó sobre la curva de contagios.


El Gobierno de Santa Fe confirmó este sábado que Santa Rosa de Calchines pasó a fase uno de aislamiento social, preventivo y obligatorio. Dada la aceleración de la curva de contagios de coronavirus, también evaluarán si es necesario dar marcha atrás con alguna de las últimas actividades habilitadas dos semanas antes.

La ministra de Salud, Sonia Martorano, remarcó que la acumulación de 41 casos en tres días “coincide con las fechas esperadas” en el seguimiento de la pandemia. Aunque todavía no existe un escenario de circulación comunitaria en ningún punto de la provincia, ya son tres las localidades en las que se implementó la cuarentena más estricta por COVID-19. A la comuna del departamento Garay en el centro este se suman Ceres, en el noroeste, y Carreras, en el sur.

“Cuando se produce un aumento, uno mira hacia atrás porque tiene que ver con lo ocurrido hace 14 días”, explicó la funcionaria sobre los resultados recientes. Así anticipó: “Todas las actividades que se hayan ido incorporando van a estar estudiadas, reforzadas, para ver si alguna tuvo impacto”.

Martorano también recomendó “tranquilidad” y anunció que el Gobierno santafesino ya tomó una serie de medidas específicas en Hughes, una de las ciudades vecinas afectadas por el contagio de COVID-19 en el departamento General López. Al respecto confirmó que hubo contacto entre uno de los enfermos y el personal del frigorífico, por lo que se dispuso el aislamiento de casi una veintena de personas.




Comentarios