El Gobierno provincial preparó una cárcel especial para aislamiento, pero aún no hay casos positivos.


En el marco de la discusión nacional sobre la situación de los presos frente a la pandemia de coronavirus, autoridades provinciales confirmaron que unos 230 internos forman parte de la población de riesgo en las cárceles de Santa Fe, el 3,4% del total. A su vez, destacan que las medidas adoptadas para tratar eventuales casos positivos bastan para que la Justicia no deba recurrir al arresto domiciliario, salvo algún caso excepcional.

El secretario de Asuntos Penales y Penitenciarios, Walter Gálvez, ratificó que no hay obligación legal de trasladar a domicilio particulares a quienes están inmunodeprimidos o tienen enfermedades que pongan en peligro su vida si contraen COVID-19. A esto agregó que ya disponen sectores de aislamiento en diferentes unidades para tratar a pacientes sospechosos, aunque admitió que subsiste el problema del exceso de detenidos en Coronda, Piñero y Las Flores.

En un reportaje con LT8, el funcionario planteó este miércoles que no esperan “ningún tipo de problemas ni contagio” hasta el momento. No obstante, recordó que el Ejecutivo ya acondicionó la Unidad Penitenciaria 9 de Recreo para recibir enfermos de coronavirus con las medidas sanitarias correspondientes. El lugar cuenta con 30 camas disponibles después de reubicar a quienes estaban alojados allí.

Gálvez apuntó que actualmente hay 6.650 presos en las cárceles de la provincia y el nivel de profilaxis es “bueno” en la mayoría de ellas. Dentro de esas acciones, en las últimas semanas se plegaron a la campaña anticipada de vacunación antigripal incluyendo a los penitenciarios.




Comentarios