Se trata de 36 personas que llegaban a agredir físicamente y a robarle objetos a los que no pagaban a término los préstamos.


Luego de siete audiencias realizadas este martes, fueron imputados los 36 presuntos miembros de una megabanda de prestamistas, que ejercían la usura, extorsionaban y amenazaban de muerte a sus víctimas. Tres de ellos recibieron prisión preventiva, 16 fueron liberados y 17 afrontarán un juicio abreviado.

Las imputaciones van desde asociación ilícita y usura hasta amenazas y tenencia ilegal de arma de fuego. Los datos fueron aportados por una de las fiscales del caso, Mariela Jiménez, quien confirmó que una mujer embarazada de cinco meses se quitó la vida debido a las intensas presiones que recibía por parte de estos sujetos, según consignó LT10.

Cabe recordar que el operativo se realizó el viernes 27 de diciembre y estuvo a cargo de la Unidad Fiscal de Delitos Complejos del Ministerio Público de Acusación (MPA), que ejecutó 25 allanamientos a domicilios ubicados en Santa Fe y alrededores.

Se buscaba a integrantes de una banda dedicada a prestar dinero de forma ilegal, a tasas usurarias y que en muchos casos habría utilizado métodos sumamente violentos para cobrarle a sus morosos. La causa se había iniciado a raíz de numerosas denuncias de los daminifacados, quienes habían tomado créditos de empresas truchas.

Aquellos que no pagaban a tiempo, se encontraban con “cobradores” en sus casas que los amenazaban, los golpeaban y hasta le quitaban bienes con armas de fuego.




Comentarios