El encuentro era un clasico entre los equipos más importantes de la ciudad, pero todo terminó en violencia.


Piña va, piña viene. La escena que quedó registrada por el celular de un espectador obligó a la suspensión del juego. Se entrenaban Independiente y Ferro Dhó, un encuentro clásico de la ciudad de San Cristóbal, pero todo se desmadró.

El árbitro no pudo contener la situación y los jugadores de ambos equipos, que se enfrentaban en el marco de una copa organizada por la Municipalidad de San Cristóbal, se fueron a las manos directamente.

Lo cierto es que lejos de reprogramarse una fecha para la continuidad del partido, los organizadores directamente decidieron que el juego no se dispute, permitiendo que se desarrollen solo las contiendas de 5ta división y el partido de los equipos femeninos de ambas instituaciones deportivas.




Comentarios