La firma santafesina Pirámide SRL es la elegida para hacer el primer edificio en el predio de la UNRaf, a la vera de la ruta 34. Edificarán 1000 m2 en 8 meses por $71.5 millones.


El pasado miércoles 7 de agosto el rector de la Universidad Nacional de Rafaela, Dr. Rubén Ascúa, y el socio gerente de Pirámide S.R.L., Omar Agüero, firmaron el contrato a partir del cual la empresa constructora santafesina se comprometió a iniciar los trabajos para la construcción del primer edificio de la casa de altos estudios antes de fin de año. De esta forma, se adjudicó la licitación de marzo pasado al presentar $71.550.062,25. 

La UNRaf inicia así un largo camino que derivará en la concreción del Master Plan realizado por la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM). Allí se propone que en la próxima década se edifiquen la construcción de 10 edificios en el suroeste de la ciudad, a la vera de la ruta 34.

Así se verán los edificios una vez terminados

Este predio fue resultado de una interesante ingeniería administrativa: dos privados cedieron las 10 hectáreas a cambio de garantizarse décadas de loteos en la zona lindante a ese predio.

Así se verán los edificios una vez terminados

Este primer edificio del campus de la UNRaf será de dos plantas, con una superficie total de 859 m2 cubiertos y otros 113 semicubiertos. Recordemos que la UNRaf hoy tiene 11 carreras, algo más de 1.000 alumnos que concurren a las instalaciones de Bv. Roca y Artigas, a sus dos edificios asociados y próximamente también lo harán en la Escuela “25 de mayo”, al oeste de la ruta 34.

La obra estará compuesta por laboratorios específicos como el de Física y Química; Análisis Sensorial y Producción y post- producción de Audio; pero también por otros equipados para tareas específicas pero de usos flexibles como el espacio de producción audiovisual; el “fab lab” taller de trabajo manual, de electrónica y automatización; aulas de usos múltiples, de informática y de realidad virtual, y también salas de reuniones, oficinas, áreas de estudio, de encuentro y cafetería, con un área de expansión semicubierta.

Así se verán los edificios una vez terminados

El proyecto se basa en el diseño ambientalmente consciente cuyo objetivo es la minimización de los efectos negativos sobre el medioambiente, enfocándose principalmente en la reducción del consumo de las energías no renovables, la disminución de las emisiones de gases responsables del efecto invernadero y el uso eficiente del agua, buscando un ahorro de aproximadamente 30% de los consumos de energía, agua y costo operativo.

Cabe recordar que uno de las metas de la UNRaf es la protección del medioambiente: es por eso que el diseño incorpora elementos de arquitectura que optimizan el uso de energía y de agua para reducir el impacto ambiental. Para esto, el edificio incluirá terrazas verdes, una planta de paneles fotovoltaicos, un termotanque solar y un sistema de recuperación de agua de lluvia y almacenamiento en reservorios que permitirá su utilización para distintos fines.

Además, el proyecto contará con protecciones solares según orientación y aventanamientos controlados, ventilaciones naturales y materiales con alta resistencia térmica, según los conceptos de la arquitectura bioclimática. Obtendrá alta luminosidad natural de los espacios dada por sus fachadas vidriadas y una lucarna, que evitará el uso de iluminación artificial durante el día. Tendrá también, sensores de iluminación a fin de evitar el uso de energía innecesaria.





Comentarios