Este lunes a las 14:10, finalmente hallaron en el Dique Luján, en San Luis, el cuerpo sin vida de Juan Ignacio Roldán, quien ayer había desaparecido en el agua mientras nadaba con sus amigos. Luego de un día de incansable búsqueda, el comisario Darío Zabala, jefe de los Bomberos de la Policía de San Luis, confirmó que encontraron al adolescente a seis metros de profundidad, a 300 metros al sureste de la zona de "La Isla".

Relaciones Policiales confirmó que el joven, a quien buscaban desde ayer, era oriundo de Catamarca pero residía desde hace 3 años en Luján, San Luis.

Juan Ignacio estaba nadando con unos amigos cuando desapareció. Foto: Gentileza Unidad Regional V.

Su búsqueda comenzó a las 19:30, una hora después de haber sido visto por última vez, cuando se encontraba en el lugar con un grupo de amigos en el sector llamado "la cola del dique". Los jóvenes habían encontrado un kayak con el que jugaron y se sumergieron al agua. 

Roldán, había sido visto por última vez en la tarde de este domingo cuando remaba en un kayak junto a otros adolescentes en la cola del dique de Luján.

Pero de un momento a otro, sus amigos no "lo vieron más" y se dirigieron al pueblo, ubicado a unos tres kilómetros, para avisarles a sus familiares, quienes inmediatamente se comunicaron con las autoridades policiales.

El jefe de la Unidad Regional V, Sergio Elizondo, confirmó a El Diario de la República que: ​"Hay versiones distintas. Algunos chicos dicen que logró llegar hasta una piedra en la orilla y otros que lo vieron desaparecer antes, con una especie de pataleo. No saber dónde se hundió dificultó las tareas de búsqueda, porque no contamos con un punto de inicio".

Un equipo de cuatro buzos rastrilló la zona de la cola del dique hasta altas horas de la madrugada. La fuente policial refirió que la profundidad oscila entre los 6 y 10 metros, y que hay árboles de gran tamaño en el fondo, lo que también dificulta las tareas.

Del operativo participó personal de la Comisaría 35ª de Luján, San Luis Agua, Bomberos Voluntarios de San Francisco y de la Policía, efectivos de la División Canes, Unidad Regional 5ª y psicólogos de la Comisaría del Menor.