Buscan que una joven mercedina vuelva a Buenos Aires y que una mendocina pueda salir de la provincia puntana.


La violencia de género no se flexibiliza y en Villa Mercedes crecen las denuncias diarias. Por eso, el gobierno municipal, el provincial y el nacional trabajan en equipo para que dos víctimas puedan cruzar los límites puntanos y escapar del círculo de maltrato en el que se encuentran inmersas.

En ambos casos, son mujeres que han sufrido lesiones graves por parte de sus agresores y que necesitan superar las restricciones de circulación entre las jurisdicciones para regresar a sus hogares natales.

Una es villamercedina y está en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, “donde hoy está resguardada, pero ha vivido situaciones muy extremas”, reveló Grisel Pollacchi, la responsable de la Secretaría de la Mujer del Municipio. El organismo coordina con el Comité de Crisis de la Provincia y con el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación para hallar una solución urgente para que la joven pueda regresar.

Mientras que la otra chica tiene 22 años, es de Mendoza y está en la tierra de la Calle Angosta desde antes de la cuarentena, donde también ha sufrido agresiones muy fuertes. “Hoy la estamos conteniendo de forma integral y gestionando su traslado. Articulamos con el gobierno del Departamento San Martín para ver cómo podemos llevarla hasta el límite de Desaguadero y que ellos puedan recibirla”, agregó.




Comentarios