Una joven de 23 años violó el aislamiento obligatorio y deberá responder ante la Justicia.


El ingreso ilegal a la provincia le costará caro a una puntana. Es que en pleno aislamiento social, preventivo y obligatorio, una joven de 23 años arribó a San Luis escondida en un camión y ahora está embargada por 500 mil pesos, podría ir presa o tendrá que cumplir con tareas comunitarias.

María Carolina Mauri violó la cuarentena que rige en Argentina y preocupó a todo un pueblo que se sintió afectado por su irresponsable accionar. La joven había viajado a Brasil en avión el 14 de febrero y permaneció allí casi un mes. Luego, regresó al país por tierra, a través del paso fronterizo Foz Iguazú.

Según los registros de la Dirección Nacional de Migraciones, Mauri ingresó a las 23.58 del 20 marzo -día que empezó a regir la cuarentena en el país-, se dirigió hacia Córdoba y se quedó allí hasta el 20 de abril. Y, finalmente, emprendió su viaje ilegal con destino a San Luis. 

Control policial en San Luis.

La jueza, Antonella Panero Magnano, consideró que incumplió los artículos 205, 239 y 54 del Código Penal por “violación de medidas anti epidémicas y desobediencia a una orden emanada de funcionario público en perjuicio de la sociedad, en concurso ideal”.

Vino incumpliendo el DNU nacional desde Foz de Iguazú hasta Córdoba, ciudad en la que estuvo hasta el 20 de abril para después dirigirse hacia San Luis, donde también incumplió un disposición provincial. Pero como Córdoba no es nuestra jurisdicción, eso quedó fuera de mi investigación”, indicó a Infobae la fiscal Verónica Alonso del Juzgado Correccional N°3 de Villa Mercedes.

Policía de San Luis.

Como ocurre en distintas provincias, la joven tendría que haber registrado su arribo y su obligación era cumplir con una cuarentena obligatoria de 14 días en un alojamiento de San Luis. “El protocolo consiste en pedirle un permiso al Comité de Crisis, integrado por funcionarios de Seguridad y Salud, a través de una página web oficial”, explicó la fiscal. 

La joven viajera realizó dos pedidos formales para ingresar a la provincia. El primero fue denegado, porque ella tiene domicilio en Córdoba, según comentó Alonso. Y el segundo no fue completado por Mauri, porque no confirmó quién la traería a Villa Mercedes.

Además, el camión en el que ingresó, aparentemente pertenece a su familia, pero ella declaró que “hizo dedo” para que alguien la levantara en la ruta. “Constatamos que se trataba de un camión que pertenece a su familia. Sin autorización, ingresó escondida en la cabina del camión y se dirigió hacia la casa de su mamá“, dijo la fiscal.




Comentarios