Encontraron un morral con documentación a nombre del sospechoso, en la vivienda de la víctima.


Las filmaciones de las cámaras de seguridad ya incriminaban a Héctor Federico Núñez (32) en el asesinato de la docente jubilada Mónica Ramos. Lo captaron merodenado la noche anterior al crimen por el departamento de la mujer. Ahora una prueba más se sumó en su contra.

Entre las ruinas del departamento que ardió en llamas, encontraron un morral con documentación a nombre del imputado.

Ramos fue asesinada a puñaladas el 3 de marzo en su departamento en Belgrano al 100 de San Luis. Antes de escapar, el homicida le prendió fuego al lugar y todo indica que fue para ocultar sus rastros. El móvil del crimen sería un robo.

Entre las evidencias que recabaron los investigadores, hallaron un morral tirado en el garaje de la propiedad en el que había un buzo, tickets, anotaciones manuscritas con números y un sobre más un instructivo para activar una tarjeta bancaria. “Núñez Héctor F.”, decía uno de esos documentos, dando la referencia del propietario.

Por lo que han podido reconstruir los investigadores, el crimen ocurrió entre las 13 y las 13:30. El delincuente irrumpió en la propiedad trepando las paredes de las viviendas vecinas. Esto se deduce ya que no había ninguna puerta o ventana abierta.

Los peritos de Bomberos establecieron que hubo cuatro focos en distintos lugares de la vivienda y descartaron de plano que se tratase de fallas eléctricas. Están convencidos que el fuego comenzó por acción humana.

Héctor Núñez fue imputado por el juez Penal Marcos Flores Leyes por homicidio criminis causa (cometer un delito para ocultar otro) en concurso real con robo calificado por escalamiento e incendio.

El lunes a la siesta, los efectivos del Departamento Homicidios trasladaron al sospechoso al Servicio Penitenciario Provincial.

Fuente: Diario de la República




Comentarios