Los nuevos casos, en su mayoría, son de la ciudad de Villa Mercedes; se registraron otros en Río Cuarto, Córdoba y Mendoza. 


El Ministerio de Salud de San Luis emitió un alerta por triquinosis debido a 28 casos confirmados. Las personas afectadas consumieron chacinados comprados en la zona de la localidad de La Punilla. El martes, un equipo de Salud recorrió la zona.

Los nuevos casos, en su mayoría, son de la ciudad de Villa Mercedes y se registraron otros en Río Cuarto, Córdoba y Mendoza

Rodrigo Verdugo, jefe del Programa Epidemiología, confirmó los casos y pidió nuevamente que se extremen las precauciones con los productos derivados del cerdo.

Rodrigo Verdugo, jefe del Programa Epidemiología de San Luis.

Los chacinados de cerdo infectados con triquinosis se habrían comercializando a principios de junio.

El Ministerio de Salud, hasta el momento reportó 28 casos en total con nexo epidemiológico, es decir, personas que afirman haber comido el embutido y que tienen la sintomatología coincidente con la enfermedad. Pero hay los nuevos casos son, en su mayoría, de la ciudad de Villa Mercedes y se registraron otros en Río Cuarto, Córdoba y Mendoza.

“Hasta el momento las personas que estaban internadas en San Luis, Villa Mercedes y Merlo, están fuera de peligro. De los casos nuevos hubo internados, pero como son los de Mendoza y Córdoba no podríamos especificar si ya fueron dados de alta”, explicó Verdugo.

El funcionario aseguró que todos los infectados refirieron haber comprado productos en La Punilla por lo que realizaron un operativo de vigilancia con personal de Epidemiología y de Zoonosis.

“Tenemos sospechas de cuál puede ser el local que comercializó los chacinados, pero aún no podemos darlo a conocer porque no es una certeza. Tampoco sabemos aún de dónde salió el animal. Los controles municipales existen, ellos relevan información con respecto a los locales”, detalló Verdugo.

El viernes pasado el Programa Epidemiología emitió un alerta por la confirmación casos oriundos de Concarán y Villa Mercedes que habrían contraído la enfermedad luego de consumir, a principios de junio, salamines.

El lunes pasado los casos ascendieron: se confirmaron cuatro nuevos y este martes nueve más, que en total llegaron a 28.

El Ministerio de Salud recomendó respetar las normas establecidas por los servicios veterinarios para la cría de cerdos, realizarles el análisis que certifique que son aptos para el consumo.

Por otra parte, los frigoríficos deben abastecerse de producciones provenientes de criaderos seguros que respeten todas las normas de salubridad.

Los consumidores deben prestar atención a los productos derivados del cerdo, en especial que estén debidamente identificados, provengan de comercios habilitados y cocinar la carne hasta que se le vaya el color rosado.

“Estamos en el proceso de investigación y a medida que vayamos teniendo más datos se van a dar a conocer”, concluyó Verdugo.

Fuente: ANSL / El Diario de la República.






Comentarios