La Cámara Penal 2 consideró que actuó en defensa propia. El fiscal de Cámara había solicitado prisión perpetua.


El jueves por la mañana la Cámara Penal 2 de Villa Mercedes, en San Luis, encontró a Brisa Noemí Sánchez culpable por el homicidio de su novio, Brian Abel Coria, ocurrido en noviembre de 2016. Los jueces le dieron una pena de cinco años de cárcel, que la joven cumplirá en su casa, ya que goza del beneficio de prisión domiciliaria desde fines de 2016 a raíz de que estaba embarazada de Coria y que aún debe cuidar del niño. De igual modo el magistrado determinó que ella actuó en exceso de la legítima defensa, avalando así su versión y la de los testigos, de que Coria la maltrataba.

Luego del veredicto, El Diario de la República, logró hablar con Brisa quien se mostró muy emocionada y solo alcanzó decir y repetir: “Yo solo quería un padre para mi hijo”, luego rompió en un llanto angustiante que le impidió continuar hablando.

Brisa Sanchez el día del veredicto. Foto: El Diario de la República.

Durante el veredicto la sala estuvo colmada por familiares de Sánchez y miembros de agrupaciones feministas que acompañaron a Brisa durante todo el juicio e incluso el martes pasado realizaron una marcha pidiendo que la absolvieran. 

Durante los alegatos su abogado, Flavio Ávila, pidió la absolución de Brisa, sin embargo se mostró conforme con la pena; por el contrario la madre de la imputada criticó que los jueces no hayan fallado de esa manera. 

Mirá también: Villa Mercedes: marcharon para que la Justicia absuelva a la joven que mató a su novio

Por su parte el fiscal de Cámara, Ernesto Lutens se mostró disconforme con la decisión del tribunal porque según el no había pruebas de que en los siete meses que Brisa y Coria estuvieron juntos; ella haya sido víctima de violencia de género. Por eso durante la etapa de los alegatos solicitó que la condenaran a prisión perpetua por el delito de homicidio calificado por mediar una relación de convivencia.

Era celoso y violento

Brisa y Brian se conocieron en marzo de 2016, se pusieron de novios y tres meses después se fueron a vivir juntos una casa ubicada en calle Bolívar 558, de la ciudad de Villa Mercedes. Allí también vivían la madre y hermano de Coria.

La imputada siempre sostuvo que era victima de violencia psicológica y física; y que ningún familiar de Brian salió a defenderla.

Según Brisa, Brian que en ese momento tenía 23 años, era terriblemente celoso, le quitaba el celular y mantenía abierto su Facebook en el teléfono para vigilar con quien conversaba o los comentarios que recibía.

La tarde del sábado 12 de noviembre, la madre de Brisa la invitó a pasear y cuando ella fue a avisarle a Brian, él se enojó, la zamarreó, le pegó en la cabeza, le rompió la ropa en un forcejo y le dijo que si se iba, no volviera.

Brisa declaró que Brian empezó a tirarle la ropa y que cuando él se dio vuelta para buscar más prendas, ella tomó un cuchillo que tenía cerca y le pegó dos puntazos, uno en el cuello. Coria falleció al día siguiente en el Policlínico Juan Domingo Perón.




Comentarios