Durante la madrugada del martes un taxista de la capital puntana estaba tranquilo pescando en un camping de Potrero de los Funes, en San Luis, pero cuando intentó darle arranque a su auto en una pendiente, se le fue de las manos y terminó prácticamente sumergido en las aguas del lago. El hombre se mojó entero pero no sufrió heridas.

Gastón Rosales, miembro del cuerpo activo de los Bomberos Voluntario de Potrero de los Funes, explicó a El Diario de la República que cerca de las 12:20 de la noche recibieron el aviso del accidente.

El taxista, de apellido Ochoa, estaba pescando dentro del camping "El Solar", atrás de la zona de boxes del Circuito Internacional y cuando quiso regresar a su hogar se dio cuenta que su Volkswagen Gol se había quedado sin batería, entonces decidió empujarlo unos metros por la pendiente de tierra que terminaba en el pequeño sector de costanera en el que había estado tirando la caña.

Su taxi terminó hundido en el lago Potrero de los Funes.

"El envión fue demasiado, no pudo controlar el vehículo y resolvió subirse para frenarlo, así que los dos terminaron en el agua. De todas maneras, cuando llegamos, cerca de las 12:45, esta persona ya había salido por sus propios medios y estaba acompañado por otros amigos taxistas", detalló Rosales.

Cuando llegaron tres dotaciones de bomberos lo primero que hicieron fue asegurar el auto para que no se siguiera hundiendo en esa zona de mucho lodo y barro de la costanera

Luego un amigo de Ochoa ayudó a tirar del taxi con su camioneta y afortunadamente pudieron sacarlo del agua pasadas las tres de la madrugada.