Tras siete años y medio de la tragedia que mantuvo en vilo al país, aún no está fijada la fecha del segundo juicio.


Este miércoles al mediodía bajo el lema “basta de silencio, todo San Luis reclama”, familiares de sobrevivientes y víctimas de la tragedia de Zanjitas marcharon por las calles del microcentro puntano hasta el Poder Judicial.

El 2 de noviembre de 2011 sucedió la tragedia, en la localidad de Zanjitas, que sacudió al país entero cuando un tren atropelló al colectivo en el que iban 39 niñas y docentes del colegio Santa Maria, de la capital puntana, realizando actividades solidarias. En el accidente murieron seis niñas y dos maestras.

Tras siete años y medio de la tragedia que mantuvo en vilo al país, aún no está fijada la fecha del segundo juicio para determinar la responsabilidad de Mabel Tyempertyopolos, dueña de la empresa Polos a la que pertenecía el ómnibus que fue embestido por el tren carguero.

A pesar del frio unas 60 personas marcharon, la primera fila fue encabezada por unas diez chicas sobrevivientes al accidente, desde el Correo Argentino hasta las puertas de Tribunales con un petitorio que elevarán ante el Superior Tribunal de Justicia.

“Es una marcha totalmente pacífica, sin banderías políticas ni religiosas. Sólo pedimos Justicia. Queremos que se haga Justicia por las nenas fallecidas, por las nenas que sobrevivieron y a las que, día a día, les cuesta vivir con el peso de lo que ocurrió en Zanjitas. Y vivir sabiendo que los jueces miran para otro lado. Sabemos que la Justicia es lenta, pero en este caso se ha tomado demasiado tiempo”, expresó Manucha mamá de Daira Marini Manucha, una de la víctimas a El Diario de la República.

Luego agregó que “es insólito que en un caso donde hay nenas, menores fallecidas, todavía no hayan salido a la luz los responsables de lo ocurrido. La Justicia tiene que llegar a los culpables. Tienen que salir los juicios tanto el Penal como el Civil, porque es lo que corresponde. No estamos pidiendo nada fuera de la ley, de lo establecido. Pedimos Justicia, nada más”.

Familiares de víctimas de Zanjitas marcharon para pedir Justicia. Foto: El Diario de la República.

“Es una vergüenza terrible para San Luis que tengamos que salir, después de ocho años, salir los papás de las chicas fallecidas a pedir Justicia. No tendría que suceder. Es vergonzoso”, recalcó Manucha.

Cuando los periodistas le preguntaron sobre las denuncias por falso testimonio que hicieron los padres en contra de docentes, religiosos y directivos del Colegio “Santa María”, Manucha expresó optimismo respecto a que buscan que se reabra la causa.

“Según el fiscal, las pruebas sobre las personas que dieron falso testimonio no eran contundentes para procesar a esa gente. Para nosotros quedó claro que dieron falso testimonio el cura, la monja y la catequista. Queremos que se hagan cargo las personas que, en ese momento, estaban al frente del colegio. Pero la causa por falso testimonio se puede reabrir y eso estamos buscando. Tenemos esperanzas de que la investigación se reabra”, exhortó Manucha.

Unas horas previas a la marcha, Hugo Saá Petrino, presidente de la Cámara del Crimen Nº 2, prometió a las madres de las víctimas que el segundo juicio tendría fecha de comienzo en julio.

El juicio contra la dueña de la empresa de micros ya tendría que haber salido. No tiene forma de zafar. Ella tiene que ir a juicio, tiene que ser procesada. Mandó un micro que ya estaba fuera de circulación, un vehículo con las ruedas gastadas, con un chofer pasado de horas de servicio. Es una vergüenza que nosotros, con todo nuestro dolor, salgamos a pedir Justicia y que aún no haya pasado nada”, recordó indignada.

Hasta el momento el único condenado fue Julio Jofré, el conductor del colectivo, que en octubre de 2015 la Justicia lo sentenció a 4 años y 8 meses de cárcel bajo la carátula de “homicidio culposo y lesiones graves culposas agravadas por la pluralidad de víctimas”.

El 2 de noviembre del 2011, Iara Melina Medero (10), Paula Lucía Quiroga Morasso (11), Salomé Ana Paula (11), Julieta Sánchez (10), Daira Rocío Mariani Manucha (10); Luz María Bianciotti (10); Jésica Sabrina Brancal (docente, 23 años) y María Virginia Farías (vicedirectora, 30 años), perdieron la vida.






Comentarios