El último lunes los dueños de los salones de eventos de San Juan salieron a manifestarse en la plaza 25 de Mayo pidiendo que se habilite su actividad para volver a trabajar. A casi un año desde que se desató la pandemia en el país, los responsables de los salones nucleados en la Cámara de Eventos de San Juan afirman que están quebrados.

Según expresó Natalia Gómez, presidenta de la CASE a Diario La Provincia SJ, “estamos reclamando que se habilite trabajar bajo el formato de eventos. Desde octubre estamos habilitados a funcionar como restaurantes. Pero muchos de los salones no nos pudimos reinventar como restaurantes dado que los costos son elevadísimos. Más allá que tenemos contratos que cumplir, hace un año estamos sin trabajar, reintegrando el dinero de eventos que nos habían contratado”.

Además, explicó que todavía siguen reprogramando fechas del año pasado: “Seguimos reprogramando fecha sin tener una visión de cuándo vamos a poder cumplir estos contratos. Entonces vamos a fundirnos”. Por otro lado, agregó: “Somos la herramienta más segura para evitar los eventos clandestinos ya que se están dando. La gente alquila fincas fuera de Capital y ahí realizan los eventos sin protocolos ni controles”.

Por estos motivos, piden “funcionar con protocolos, cumpliendo con las habilitaciones y controles correspondientes”, “la ampliación de la capacidad de los salones” y los “bailes en burbujas”. Hoy por hoy, las mesas están habilitadas en los bares hasta 8 personas.

En 2020 la CASE fue recibida por el Comité Covid y el protocolo de funcionamiento quedó habilitado en julio del 2020, aunque de igual manera no pudieron volver a trabajar. Son alrededor de 45 los salones de eventos de la provincia de los cuáles 30 forman parte de la Cámara. Apenas el 20% logró reinventarse y trabajar como restó y se estima que hay cerca de 5 mil trabajadores afectados al rubro.

Para finalizar, Natalia Gómez expresó: “Seguimos pagando todos los impuestos y se mantiene las infraestructuras. Queremos ser escuchados y que nos habiliten la actualidad. El protocolo está establecido y es como los gastronómicos: mesa de 8 personas, uso de termómetro al ingreso, alcohol en gel”.