Una enorme preocupación mostraron en la Policía de San Juan por una nueva modalidad de estafa. Es que en las últimas 48 horas, los embaucadores ya realizaron cuatro estafas con la misma metodología y se alzaron –en total- con una cifra cercana a los $3.500.000, según afirmó Tiempo de San Juan. ¿Qué hay en común entre los cuatro hechos? Antes, un breve repaso de cada uno.

El primer hecho que trascendió ocurrió en horas del mediodía del pasado martes. Un hombre de 80 años le entregó 9.000 dólares y 200.000 pesos -lo que hace a una cifra cercana a $1.500.000- a un supuesto contador, quien se lo iba a cambiar por otra moneda para que no se le desvalorizara el dinero. Nunca le trajeron el dinero de vuelta y ahí descubrieron la estafa.

El segundo fue sobre el mediodía del martes. Una anciana de 94 años recibió una llamada de unos delincuentes que se hacían pasar por su hija. Le manifestó que sacara el dinero que tenía ahorrado y lo depositara en un banco. Para ello, le dijo que pasaría un contador a retirar el dinero y, luego, lo depositaría en la respectiva entidad bancaria. Le llevaron 200 dólares y 6.000 pesos. En total, se estima que se trata de $40.000.

El tercer caso de estafa fue en la mañana del miércoles. Una mujer del Barrio San Martín recibió el llamado de un supuesto empleado del Banco Nación, quien la engañó con el cuento del “corralito”. Le dijo que un contador iba a ir a su domicilio a buscar el dinero que tenía ahorrado para cambiárselo por plata nueva. El estafador fue y la víctima le entregó 400.000 pesos y 6.500 dólares. Esa suma rondaría la suma de $1.300.000.

El último episodio sucedió en la tarde del miércoles. Según comentó la hija de la víctima a los efectivos policiales, la anciana, de 81 años, recibió un llamado telefónico de una mujer, quien se hizo pasar por su hija. Le manifestó que un hombre iba a ir a buscar el dinero que tenía ahorrado para llevárselo a ella -a la hija- porque no podía ir a buscarlo por sus medios. Se presentó un hombre, haciéndose pasar por contador, y la víctima le entregó 700 pesos y 3350 dólares. En total, casi medio millón de pesos.

Según contaron fuentes policiales, en todos los casos se utilizó la misma metodología: un llamado telefónico, dicen ser familiares de su víctima –ya sea hijo, hija u otro familiar-, y luego les afirman que pasará un contador a buscar el dinero.

“Y así es. Un hombre bien vestido –de traje- se acerca al domicilio de la víctima, les habla con un vocabulario bastante correcto para empatizar y, luego, la persona espontáneamente les entrega el dinero”, afirmaron fuentes de la investigación al medio local.

En la Policía de San Juan sospechan que se trata de una banda que se dedica a esta modalidad. Pidieron a la población sanjuanina que corten las llamadas apenas les pidan dinero. “Ningún contador de un banco iría al domicilio de una persona a buscar dinero. Esos trámites son personales y se realizan en las entidades bancarias”, indicaron.