La fiscalía de turno del Centro ANIVI investiga un presunto abuso sexual que involucra a un empleado de una institución deportiva de San Juan: el Jockey Club, conocido por organizar carreras de turf y ser una las canteras más importantes del rugby local. De acuerdo a la información que publicó el diario Tiempo de San Juan, una menor de 11 años confesó haber sido abusada sexualmente en el predio ubicado en Rivadavia. Por el presunto hecho demoraron al portero del lugar.

El caso es confuso, pero generó todo un revuelo cuando el personal policial llegó hasta el club para detener al trabajador (no se lo identifica para preservar a la víctima). En principio fue el hermano mayor de la niña quien se enteró de lo ocurrido y llamó de inmediato a la Policía. La versión es que el jueves en la tarde la nena y otros chicos entraron a jugar al predio y ahí fue engañada y tomada por la fuerza por el portero. Fuentes ligadas sospechan que hubo abuso sexual y que el hombre hasta le ofreció dinero a la menor.

La Unidad Fiscal de Investigaciones del ANIVI trata de establecer qué hay de cierto en las versiones. Pero confirmaron que el relato existe, porque otro niño de 7 años también habría hablado sobre el supuesto abuso. La Justicia, mientras tanto, esperaba que la familia formalice la denuncia para tener algo concreto. Mientras tanto dispuso preventivamente que el empleado sea trasladado a una comisaría de la zona, pero en principio sólo como demorado.

La fiscal Valentina Bucciarelli dispuso ya tomar algunos testimonios. Hasta el jueves en la noche también analizaban las imágenes de las cámaras de seguridad del lugar. Primero quieren asegurarse de que hay indicios de la posible comisión de un delito contra la integridad sexual, para después entrevistar a la niña con los profesionales del ANIVI.