A medida que transcurren las horas se empiezan a conocer más detalles de los daños ocasionados por las intensas lluvias que afectaron a San Juan en la madrugada de este lunes. En Pocito se registraron graves daños que profundizaron aún más la endeble situación en la que habían quedado las viviendas luego del terremoto del pasado 18 de enero.

En calle Aberastain y 16, la creciente desbordó un canal y el agua ingresó a varias viviendas precarias, entre ellas la de Mayra, una mujer que ya había perdido su casa por el terremoto y ahora quedó sin nada. La mujer contó su padecimiento a Diario Huarpe: “Lo poco que me quedaba lo perdí. Sólo me dio tiempo de sacar a mis hijos, hasta descalzos salieron. Me quedé con todo afuera y ahora no tengo dónde ir”.

Sus vecinos llegaron a sacar la ropa y algunos muebles, pero Mayra y sus hijos no pudieron ya que viven en un rancho construido con palos y nylons y el agua se acumuló llegándoles hasta las rodillas. Si  bien algunos vecinos y efectivos policiales trataron de ayudarla, muchos muebles y electrodomésticos ya no le van a servir.

Los vecinos de Mayra y efectivos policiales ayudando a rescatar lo poco que le quedaba en pie tras el terremoto de enero.Diario Huarpe

La tormenta que se desató en San Juan afectó gran parte de la provincia, aunque el departamento Pocito fue uno de los más golpeados. Como si fuera poco, se espera que en las próximas horas las precipitaciones aumenten, lo que generaría consecuencias no solo indeseables sino también incalculables.

“Soy la más afectada porque los vecinos pudieron sacar las cosas a tiempo, a mí me dio tiempo de sacar a mis hijos y nada más, son dos niños. Les pido ayuda porque no tengo dónde estar, soy yo sola con dos nenes”, concluyó la mujer, que espera la intervención estatal para poder pasar la hoja de esta verdadera pesadilla.