La final de la Copa Maradona se jugará a las 22.10 en el Estadio del Bicentenario. Boca y Banfield dirimirán al campeón luego de un año atípico por la pandemia. Para la final, se armó un operativo de seguridad especial que no permite público ni tampoco la presencia de hinchas en las cercanías al Bicentenario. A los jugadores y árbitros se les exigió una PCR negativa. Estarán presentes en la cancha el gobernador Sergio Uñac, el presidente de la AFA, el sanjuanino Claudio “Chiqui” Tapia; el presidente de la Liga Profesional de Fútbol, Marcelo Tinelli y se espera la llegada de los presidentes de los clubes que participaron en el torneo.

La previa a la gran final se vivió el sábado 16 de enero, con el partido que definió al campeón de la Zona Complementación. Vélez derrotó a Rosario Central por tres tantos contra uno en un cotejo atractivo y ahora esperará por el perdedor del encuentro entre Boca y Banfield, con el que disputará una plaza en la próxima Copa Sudamericana.

Por su parte, el partido de este domingo entre el Xeneize y el Taladro definirá un cupo para la Copa Libertadores 2021. En caso de ganar Boca, que ya ganó ese derecho al consagrarse campeón del último torneo local, será Defensa y Justicia el que ocupe la plaza, ya que terminó en la posición más alta en la tabla general del pasado año.

En cuanto a las disposiciones generales, no está permitido el ingreso de público al estadio, siguiendo las condiciones del protocolo para espectáculos deportivos en período de pandemia. Por otro lado, se les pidió a los hinchas que no se trasladen a las cercanías de la cancha o a la puerta de los hoteles en donde se hospedan los futbolistas por los riesgos de contagio. Tanto Boca como Banfield llegaron 24 horas antes del encuentro en vuelos charter.

Todos los traslados de equipos, dirigentes y árbitros se realizaron en burbuja, custodiados por personal de seguridad de la Policía de San Juan. Se armaron dos burbujas: la uno, para los equipos, quienes tuvieron que presentar un test antígeno rápido o una PCR de 48 horas con resultado negativo. Esta burbuja no mantiene contacto con personas que no han sido testeadas y no pueden tener contacto tampoco con la burbuja dos. Justamente la burbuja dos está integrada por la prensa, proveedores y organización local y nacional, quienes también deben contar con los test negativos presentados.

En el Estadio se harán controles de temperatura y no se permitirá el ingreso de personas no acreditadas a la cancha. Aparte, para asegurar que no se acerque nadie al Bicentenario, se cortaron las calles aledañas a la cancha, las mismas serán custodiadas por personal policial.